jueves, 15 de diciembre de 2016

Naciones Esteladas y Negociaciones.


Ahora a Pla lo tengo por Israel.
Corre la década de los cincuenta, y al parecer hace una visita al entonces joven estado. Me cuesta mucho ubicar correctamente los hechos. Había sido Primo de Rivera (el dictablanda) quien al menos nominalmente había dispuesto las normas para que los descendientes de los judíos sefardíes, expulsados de la península en 1942, recuperasen si querían, la nacionalidad española.

Algún apologista dice que gracias a esas medidas y alguna sesión de “vista gorda” cerca de 40.000 judíos se salvaron de caer en las garras de la gestapo.

Y es que en este país somos pelotudos, recuerdo las cortes franquistas y aquellos diputados de piel oscura y negra, que representaban a los españoles del “imperio colonial”. En fin nunca he comprendido porque a unos ciudadanos que tenían DNI español, de un día para otro se les priva de su nacionalidad, se les abandona a su suerte como a los saharauis, sin la opción mantener su nacionalidad y derechos que hasta entonces disfrutaban por imposición.

Tampoco entiendo que se tarden 430 años a devolverles, los que se había quitado por decreto. Será ese el tiempo necesario para que los descendientes de los guineanos y saharauis recobren sus papeles. ¿Y para mis descendientes una vez que seamos catalanes? ¿Tendrán también la opción de recuperar su primitiva nacionalidad?
Si, si ya se que la nacionalidad catalana no existe, como no existe la aragonesa desde mucho antes, a los maños nos borró el fuero Felipe 2º, así que les llevamos 3 felipes de ventaja a los catalanes. Pero la nacionalidad sin nación, si la hay en términos jurídicos porque el ciudadano puede acogerse al menos en lo relativo al derecho al fuero que le es propio.

Al final resulta que eso de las nacionalidades y los fueros, es una memez, de los políticos, por no decir una sinvergüenzada, que se arrogan el derecho de etiquetar al hombre. Ciudadanos romanos y bárbaros, urbanos y paganos, ortodoxos católicos y protestantes, culés y pericos. Y digo yo no dejarán todos de ser hombres con todos sus derechos.

Volviendo a Pla, no entiendo que publicase esos artículos laudatorios al estado de Israel, cuando las relaciones franquismo Israel no eran buenas. Cuando lo que molaba era la tradicional amistad hispano-árabe, incluso hispano-mora, (aunque también habían tenido sus pogromos como los judíos) que a fin de cuentas eran tan hispanos como Don Rodrigo quien -también y a fin de cuentas- no parece ser hispano sino bárbaro y godo.
Y lo entiendo menos (lo de Pla) cuando se le acusa de ser espía de Franco. Habla Pla de los acuerdos de Camp David anteriores a los del 79, tiene pelotas la cosa hacer unas negociaciones entre árabes e israelíes en un lugar llamado Campo de David, porque aunque el David que da el nombre al campo es un nieto de Ike Eisenhower (¿del alemán Eisen hover hierro que flota? Misterio) digo que yo que árabe y palestino (filisteo) no iría a negociar al campo de David por si las moscas.
Evoco ahora un curso de negociación que hice en Barcelona, promovido por una sociedad de Harvarianos -los del MBA-, impartido por un profesor de aquella universidad y que tomó parte en la segunda conferencia de Camp David. Añoro aquellos tiempos en el Harvard Business de Barcelona, cuando todo parecía negociable.
Hoy cada vez entiendo menos las cosas, por ejemplo Puigdemont y Ada Colau los dos sin presupuestos aprobados han pactado lo que aportarán cada uno a TMB para que el billete de BUS no suba. Pero mujer señora Colau como dice lo que aportará el Ayuntamiento a la cosa esa de TMB, si precisamente es la Generalitat de juntos por el Si la que le tumba los presupuestos. Y de igual manera señor Puigdemont, como se atreve usted a comprometer cantidad alguna si tampoco tiene presupuestos, hasta que no le de el plácet La CUP.
La CUP esa organización que mientras no sean practicantes de vudú, solo son capces de quemar y romper fotos del rey poniendo cara de niño mal criado sin el menor trasfondo de entendimiento, con gesto de minoría de edad y edad difícil.
Otro día hablaremos de TMB.

Publicar un comentario