lunes, 8 de mayo de 2017

Cultura Prozac Criterio


Miro un mundo que dejo, y creo que es peor que el que recibí.
Apostamos por mayor incultura, por contenidos febles, por un saber derelicto.
A los jóvenes les privamos del arte, de la literatura. Es el segundo paso después abandonar la filosofía en la formación base.
Un maestro de hoy sabe menos que los que fueron mis maestros.
El saber, eso que llamamos comúnmente, cultura es el ladrillo de la persona, de la personalidad.
Apostamos por lo funcional, por la espuma del refresco. Lo trascendente no tiene trascendencia.
Todo el conocimiento es posible, nos hacen máquinas binarias si o no 1 ó 0. Todo es cognoscible menos el hombre, menos el conocimiento.
No se si el salto en conocimiento proporcionado por la tecnología es bueno, pero creo que no. Si perdemos la emoción que causa el David de Miguel Ángel, si no reímos con El Quijote, o temblamos con Otelo. Si perdemos la noción del disparate escolástico ese que quiere aprehender la esencia lo trascendente también perdemos nuestra esencia.
Como será El Olimpo de la informática, como serán las musas en aplicación para el móvil. Seguro que los grandes cerebros ya han visto la versión del Parnaso 3.0 para Android.
Ayer en una conocida tertulia de radio se hablaba del hedonismo, en algún momento de la felicidad en pastillas. Se nombró el Prozac, y una de las asistentes se quejaba del exceso de medicación. De la marea de ansiolíticos que nos baña. Pero a renglón seguido esta misma persona justificaba.
Claro que hay casos, hay determinadas personas que han perdido a un ser querido padre , madre hijos marido en circunstancias tan dolorosas que...
¡Qué si justifica el ansiolítico?
Y decía este disparate, con la naturalidad y la estupidez con que nos viste la industria farma. A ver señora perder un ser próximo, es algo extremadamente común al ser humano. Me temo que solo a los prematuros, a los abortos no se les muere nadie cercano.
Al resto de la humanidad lo corriente es que en su vida tenga varías pérdidas en ese terreno faltaría mas.
Mire señora El Duque de Gandía, Juana la Loca, o el mismo Pascal pasaron por momentos personalmente difíciles. Y no tenían Prozac.
La medicación con sustancias, debe hacerse por y para una patología no para una circunstancia. El disparate que anida en ese razonamiento es equivalente a:
Como estará usted expuesto a una infección le vamos a recetar ya una sobredosis de antibióticos.
Como pasa o pasará usted una vicisitud (sucesión de vivencias favorables y adversas) le vamos a suministrar soma [El soma de Un Mundo Feliz de Huxley] y tan contentos.
No, eso no es así, antes de dopar al individuo para que se sumerja en sus dramas, vamos a vacunarlo, a procurar que tenga capacidad para generar sus propios anticuerpos.
Y eso en esta vida solo se logra con cultura, aprendiendo a vivir las experiencias sabias en el arte. En la escultura pintura música o literaria, usted debe aprender a proyectar sus vivencias en la cultura, a ser uno en el campo plural. Cuando usted sepa hacer eso, la pérdida de un ser querido o de una situación social será una enfermedad pasajera como lo ha sido para el común de los mortales la mayoría de las veces.
La educación debe ser el método para que el educando adquiera criterio.

Publicar un comentario