sábado, 22 de abril de 2017

El día del Libro su historia.

Hoy celebramos el día del libro.
Supongo que alguna vez os habréis preguntado su origen.
Pues bien el día del libro, no es una fiesta antigua, ni si quiera tiene 100 años de vigencia.
Se estableció por decreto de S.M. Alfonso XIII en 1926 y el primero del que tengo constancia se celebró el 7 de octubre de 1927 y en Barcelona.
En aquel año 1926, se produjo en España un golpe de estado, contra otro golpista, el General Primo de Rivera, que era el factótum de su majestad, tuvo que defenderse de una asonada militar llamada la Sanjuanada porque debía producirse la noche de San Juan.
Era un golpe militar republicano, ya que pretendía el retorno a la constitución de 1876 y la reapertura de Las Cortes cerradas en 1923.

Como era un grupo de “intelectuales” la proclama del golpe en Madrid se leyó en el Ateneo. Y si quitamos lo de el ejercito de su primera linea el escrito lo podría firmar Pablo Iglesias el nuevo.
Decía: El Ejército no puede tolerar que utilicen su bandera y su nombre para mantener a un régimen que despoja al Pueblo de sus derechos...
Pues eso que les quedó pelín demagógico, pero ya se sabe un golpista es un golpista y a ti te encontré en el río.
Se celebró el 7 de Octubre porque esa es la fecha supuesta del nacimiento de Cervantes. Después en 1931 se decidió celebrarlo el 23 de Abril, fecha de su muerte. Y en el fondo es natural que así sea. Es mejor celebrar algo tan nefasto coincidiendo con la muerte de Don Miguel. También hay que añadir que por aquellas fechas de principios del siglo XX la tasa de analfabetismo en el país era del 56% para los mozos y el 71% para las mozas. Pero hay que resaltar que eso no significaba que supieran leer y escribir el resto. Pues con dominio suficiente de las letras solo figuraban el 42% de los hombres y el 25% de las mujeres. Lo que nos deja un 2% de varones y un 4% de las hembras en un incómodo analfabetismo funcional.
Fue por tanto la feria del libro, una festividad para minorías, y es fácil deducir que fue eso de libro, algo totalmente divorciado de la cultura, por más que intenten convencerme de lo contrario.
Bien y ya tenemos el becerro de oro, instalado en el calendario de eventos, que diría un milenial. Tenemos ¡oh paradoja! Un día del libro sin lectores. Pero esa es la realidad, nace la celebración a interés de La Cámara del Libro, y con el objetivo favorecer el intercambio comercial con América Española.
En resumen, a donde quiero llevarte, amigo lector es al hecho de que el día del libro es un negocio nacido en Barcelona, y con poca o ninguna relación con la cultura.
A la sombra de la cosa, llegarán los concursos de libros, concursos de novela mal llamados literarios. A todo esto los juegos florales, ya eran la festividad de la poesía.
Un concurso, juego floral, es un certamen en el cual unos señores de un gusto tan exquisito como los jueces de la Guía Michelin, se dedican a dar flores naturales en lugar de estrellas. En los certámenes de libros sucede lo mismo unos jueces con un fino paladar hecho a la trufa y el caviar, dictaminan el que y porqué de las enjundias literarias.
Porque, si fuera una obra social, en vez de publicar y re-publicar obras cuyos derechos de autor han prescrito, se dedicarían a promocionar gente nueva.
Pero no el oligopolio libresco se cree infundido de un espíritu llegado del Parnaso y ser autoridad suficiente para ejercer de árbitro.
Porque no deja de ser sangrante, hoy muchos libreros ofrecen obras con descuento, lo normal es un 10%. ¿Alguno se ha parado a pensar que ese tanto por cien es más del doble de lo que cobra el autor?
La sensación de ninguneo que la industria libresca tiene para con el autor es sangrante. Lo chachi, lo fetén, es el comprador de libros, y por eso basado en una ley de marketing de lo mas elemental, al público hay que darle lo que quiere, si para ello es menester ponerle un “negro” a la tonta del bote, (eso si tonta con sexo, y si es agrio mejor) pues todo vale.
Retomando el tema de los iletrados de los analfabetos, en esta casa tuvo que llegar la república Doña Segunda República para que se apuntase la idea de crear cinco mil nuevas escuelas. Algo que no logró en su efímera vida, y que heredó curiosamente el Generalato dictatorial y asesino...
Bueno que se nota en que fuentes estoy mamando.
El éxito de los libros, se mide a la americana, por las ventas. Otrosí con los concursos de poesía.
Ya desde la antigüedad clásica, había justas olimpiadas de aedos. Que solemne memez, yo soy incapaz de escribir un verso para que un selecto jurado:
Regoldando cuartillas, cual acelgas exquisitas, decida a caso si soy yo el mejor gañan poeta de los que en esta estepa juegan a versificar
O tal vez peor, rimando, que aquel otro cabrero, sobrino del mayoral.
No señores del jurado, no una y dos mil veces más. Que yo no escribo mis ripios para a nadie amenorar.
¿Porqué será? Que hay veces, que hasta cuando escribo prosa, cuento y recuento sílabas como quien no quiere la cosa.
Hoy el negocio del libro, está de capa caída, o por lo menos en brete, sin efugio o evasiva.
Hay autores que se editan está Internet muy activo, porque raro es el autor, que a la nube no ha subido.
Viva el día del libro, viva y mueran los poetas, hambreen los literatos, que de pasta de papel, hicieron su papeleta, avispados negociantes, gente de ruin ralea, que por tener una imprenta quisieron ser y lo fueron putos amos de las letras.







B TRAVEL Saló del turisme y nuevas propuestas.

Ayer fue el día de viajar inmóvil. Es bueno dar un paseo por la feria del turismo. Tienes invitaciones permanentes a la aventura, viajar a sitios tan lejanos como Kirguistán también llamado Kirguisia o los mucho más peligrosos como El Maresme, o la Ruta de las fábricas de Mantas de Bejar.

Estaban todos y no había nadie, quiero decir que desde el año pasado han desaparecido algunos expositores.
La representación cada vez es mas gubernamental y menos mercantil.

Son las naciones regiones provincias y municipios las que compiten por enseñarnos sus bellezas recónditas.

Yo pienso que pronto habrá algún ilustre procer podemita tal vez que se le ocurra hacer la ruta de los trullos.

Imaginad vistas guiadas a Can Brians, o El Soto. Donde un grupo de teatro formado por internos, representarán obras tales como Sic Transit Gloria Mindundis, tal como lo dijo el alcalde, del Ayuntamiento de Bildeo. Y es que entre la feria del libro (feria nacida para los analfabetos como comentaré en otro sitio) y las pretensiones culteranas de los Maduro estamos de cojón.

Ya no es solo la pedantería en silla de ruedas Echenique, o la acidez de frustración permanente de Pablo, es también la adhesión inquebrantable a la veleta de Ciudadanos, o las amnesias de plata del PP.

Ahora se pueden visitar cárceles vacías Alcatraz, y pernoctar en otro medio centenar, de prisiones reconvertidas en hoteles.

Pero lo guay; lo auténticamente guay, sería hacer un Tour por los centros de internamiento en uso. Imaginad que grata experiencia; la de pode adquirir un monedero, o un porta tarjetas de cordobán fino, manufacturado por Rodrigo Rato.
O un ejemplar de la Biblia de Monserrat en catalán, iluminada por Jordi Pujol.

¿Os imagináis el sermón de las Bienaventuranzas redactado por Bárcenas-Pujol? En fin por mi que no quede, ideas para un turismo de cultura

domingo, 9 de abril de 2017

Fray Ramón (cuento de Semana Santa)

Lucas 3.6.

Hacía años, que el fraile Ramón, fray Ra, como lo llamaba el hermano lego que se encargaba de la huerta y otros menesteres mecánicos.

Ra llegó al convento ya mayor, como al le gustaba decir presbítero, literalmente después de una vida.

Alguno de los monjes añejos, que no ancianos, recordaban aun su imagen con pantalón de pana, una chaqueta de punto bobo, un hatillo de ropas y su pequeño cabás. En el traía; junto con un fonendo, el esfigmomanómetro, esa complicada palabra griega que todo dios, perdón, que los legos llamaban tensiómetro y alguna cacharrería jeringas y agujas cosas del arte de Hipócrates.

Ra Ramón, se acercó a la portería, y pidió albergue en la hostería, que los monjes según su capítulo, tenían.

Allí fue recibido siguiendo al pie de la letra el artículo LIII de la regla que dice:

A todos los huéspedes que se presenten en el monasterio ha de acogérseles como a

Cristo, porque él lo dirá un día: «Era peregrino, y me hospedasteis»

Y preguntado sobre su razón Ramón contestó: Soy médico, viudo, tengo hijos he dejado atrás mi vida en el siglo, y vengo para quedarme en la orden. Profesaré siempre y cuando mis hermanos y mi abad me consideren apto. Mientas quiero permanecer aquí junto a los monjes siguiendo su vida sus rezos y sus trabajos.

No fue fácil, pero Ra sobrepasó la prueba, mas tarde se le encargó de la farmacia y el hospital, como no podía ser de otra manera. El hospital como la hospedería también estaba abierto al peregrino, y no fue solo una vez que fue llamado como cura de cuerpos y cura de almas para acompañar a los lugareños en el tránsito final.

Luego hubo un concilio y una Capitulo General, las normas de la nueva iglesia, una empresa de nuevos ejecutivos de alzacuellos y terno oscuro, como banqueros, opinaban que había que poner en valor, los valores de la fe, los valores de la orden. Los valores del retiro y la meditación de la plegaria sencilla

El sínodo, La Orden querían vender sus valores, hacer llegar a una sociedad espoleada por el consumo y la apariencia, que en la iglesia aun había una fe y unos valores que...



Ramón escuchaba en silencio las conclusiones del sínodo. Comprendía, como solo puede hacerlo, una persona que había vivido en el siglo y en la celda, que era lo que la iglesia quería. Para ser exactos, que era lo que el consejo de administración quería. Iglesia tiene en sentido prístino el valor de asamblea, la curia era otra cosa.

Pretendían, nada menos, que convertir al siglo con la fe y el trabajo del monacato. Eso ya sucedió en los albores de la iglesia medieval, pero entonces la orden y el convento eran generadores de saber de la mano del abadiado volvía la agricultura con ella se fijaba al campo nuevas poblaciones. Pero en algún momento la curia hecha una madre coraje, empezó a sacar partido de la guerra, y como los de enfrente también tenían la guerra santa hubo guerras de religión durante otros setecientos años.



Había momentos en los cuales las ideas de Ra le aterrorizaban. Como se podía pertenecer a una organización con la que en el fondo se estaba en desacuerdo. ¿Cómo era posible observar su voto de obediencia, cuando había que obedecer el despropósito?

Cuando cantó misa, había recibido una visita de su hijos, Ra tenía dos chico y chicha que tenían su vida encaminada cuando murió su mujer. A ellos les había dicho, me voy a un retiro, me voy con los frailes.


No sabía, si alguno de ellos pensó, mi padre hace mutis, mi padre sale de nuestras vidas antes de que pueda ser una carga. Tampoco sabía cuanto había pesado en su decisión, esa idea de fuga de alejarse con su soledad de los suyos.

Si tenía la noción, de que alguna vez había pesado sobre su forma de pensar el deseo de no ser un abuelo florero, un mero objeto de decoración, una carga para sus hijos. Los imaginaba mirándose uno a otro y preguntando sin palabras, y de papá quien se hace cargo. Salió por la tangente, tenía aun fuerza para dedicar su saber su profesión a otros...

y ese fue el camino, hizo mutis en el teatro familiar y punto.



Recordaba las preguntas de su hija, hacía de eso ya seis años, y aun bailaba en su recuerdo.

-Vuestro matrimonio no fue fácil, tu hacías guardia en el hospital y mamá quedaba en casa sola.

Mamá no tenía un carácter fácil. De verdad la amaste ¿o el matrimonio fue un viaje para el cual tomaste un billete casi por azar? Un viaje sin posibilidad de apearse...

En aquel momento calló, la respuesta le vino días después. Como el espíritu de la escalera de Diderot, como en La Paradoja del Comediante... repasaba los evangelios del mes, aquellos que tendría que glosar en sus misas. El Leproso, el hombre poseído por el diablo, la mujer pecadora, el recaudador de impuestos...



A todos ellos los amó Jesús, con sus taras morales y sus enfermedades. Esa era la respuesta, el amó a su mujer hasta en sus defectos, con su ira, con sus celos.
El amó a su mujer, como ahora amaba a la iglesia a la asamblea, a pesar de sus imperfecciones, a pesar de sus lacras.

Por eso cuando se le propuso, hacer unos cursos para seglares, cuando se le pidió tomara sobre sus hombros la cruz de un clero a veces obsceno, impío, y ambicioso. Dijo si. Yo amo a la iglesia a pesar de sus obras, de sus pompas, de sus lujos. Puedo sentir y por tanto predicar la pobreza y el amor.



miércoles, 5 de abril de 2017

Calle de las Putas perdón las rameras en Barcelona.

Barcelona es una ciudad puritana. O es una ciudad de un fariseismo que toca lo trascendente.
Tal vez solo sea sensación mia, pero parece tenemos una moral hemipléjica. Uno se harta de ver guerras con un solo ejercito, el invasor.

Días atrás me vendían en VallBona de las Monjas la idea coja, o intencionalmente coja, de lo que había sufrido el convento durante la guerra civil. Porque el convento había sido Cárcel y Cuartel...

Se me ocurrió preguntar si había habido quema y la guía contestó que si.

Entonces ¿pregunté con inocencia? Si quemaron y destrozaron fue el ejército republicano.

No me imagino yo a los Requetés Carlistas a los Falangistas vamos ni a los moros de Regulares quemando conventos...

Ese ejercito republicano, que según la teoría de los catalanistas, no existió, y que los otros los malvados fascistas bombardearon a un pueblo catalán indefenso.

En fin lo dejaremos allí; a estas alturas y con los conocimientos de historia que tengo, yo ya se que pensar.

Pero la hipocresía, sigue a caballo del día a día.

Sorprendentemente he encontrado que Barcelona tiene una calle dedicada a las putas, así tal como suena, pero sepultada bajo el disfraz de aquella burguesía de Mariona Rebull y El Viudo Rius. Ese que vuelve a su palco del Liceo el cuerpo de la esposa algo vaina... y pelillos "a-la-mar".

Pues si tenemos un rúa puteril y de putetas ese es el indicio y esa es mi certeza.
Tenemos en Barcelona una calle llamada de Les Ramelleres que corre entre los tajos de la calle Tallers (este nombre que podíamos traducir como tajos se lo debe la calle a que en ella se ubicaban muchas oficinas de los carniceros donde preparaban y vendían carne al corte, al tajo.)y La Calle Elisabets, llamada así por estar el convento de monjas de Santa Isabel, que se hacían cargo de la Casa de Misericordia de Barcelona que era asilo de niñas y jóvenes pobres.
Si buscamos en el Diccionario De La Lengua Catalana del IEC Institut de Estudis Catalans nos define: Rameller Ramellera Persona que fa o ven rams o ramells. En español duro y puro ramero o ramera. El DRAE en este caso dice que es una forma despectiva de prostituta.

¿Y porque me pregunto yo? Se llamará a la prostituta ramera. Abro para el caso mi navaja suiza para filologías y comienzo a buscar la etimología de ramera.
Parece que el nombre deriva de los ramos de flores que adornaban algunos templos grecorromanos, en los que las sacerdotisas se ofrecían al mercado carnal con los fieles.
La realidad de las sacerdotisas prostitutas, bueno y los “sacerdotisos” es mucho mas antigua. Y debe tener su origen en Babilonia. Al parecer eran relaciones con el contacto justo. Y se debían usar la posición del perro, es decir a cuatro patas.
La Biblia ya avisa al pueblo judío: Deuteronomio 23:18 No traerás precio de ramera, ni precio de perro (sodomita) a la casa del SEÑOR tu Dios...
Y aunque sean traducciones al latín del hebreo original ya queda claro la asociación de ramera con prostituta.
Mas tarde y por aquello de la simplificación bastaba una rama en la puerta de la casa para indicar que allí se ofrecía sexo mercenario.
Parece que San Isidoro nos da una pista de lo que era usual en su tiempo cuando escribe:
Ramus ad ianuam appensus corpus vendible significat. Una rama colgada en la puerta significa cuerpo en venta.
Aunque he de avisar que no conozco en cual de sus obras puede figurar. Si es cierto que la palabra figura en la Celestina por lo que ya podemos deducir que es un término consolidado.
Supongo que ahora mis lectores se estarán preguntando si estoy en lo que celebro porque probar que ramera sea sinónimo de puta no prueba que la calle Ramelleres tenga que ver con las rameras. Para ello basta acudir a Las Calles de Barcelona y buscar el nombre. Y aunque no directamente, si la explicación que nos proporciona Victor Balaguer en su libro de 1865 (aunque la calle ya tenía ese nombre en 1849)
Calle de Las Ramelleres:
Antiguamente se llamó del Xuclá. Otro día hablaré de quien pudo ser este juglar...
En ella está instalada la casa de Maternidad y expósitos que fueron instaladas el 1853 cuando fueron trasladados a ella los expósitos que existían en el Hospital de la Santa Cruz y que no habían cumplido siete años de edad.
Con esto creo que queda despejada toda duda. El nombre de la calle debe ser popular y deberse a la presencia en ella de estos dos centros. Que las rameras visitaban obligadas por los gajes del oficio.


jueves, 30 de marzo de 2017

Vallbona de Las Monjas


Vallbona de las monjas es un sitio especial.
Decía antes en Facebook que:
Érase una vez un valle de tristes tierras, pobre en cultivos, donde el hambre campaba procaz. Y solo producía anacoretas.
El príncipe de Aragón y rey Bragueta Ramón Berenguer VI, negoció con las ordenes militares la cesión de los derechos sucesorios que por el testamento de Alfonso el Batallador tenían las Ordenes Militares. Y supongo yo que esos terrenos del bajo Urgel estaban bajo el dominio de la Corona de Aragón porque Nuestro Rey Pedro I era hijo de Sancho Ramírez e Isabel de Urgel. Y aunque se divorciaron en el año 1070, Pedro muere en el territorio aragonés del Valle de Arán en 1104. Y lo hace dominando las plazas de Culla, Oropesa, Miravet, Montornés y Castellón de la Plana. Mientras Isabel volvió a casar con Guillermo Ramón I de Cerdaña del que se desconoce que tuviera algo que ver con la expansión de condado hacia el sur.
Pues bien el Príncipe de Aragón Ramón Berenguer ha pasado por ser el fundador en aquellas tristes tierras, de un cenobio femenino, al que llegó como primera Abadesa Oria Ramírez procedente del Monasterio de Santa María de la Caridad de Tulebras (Navarra).
Y es que en aquellos años Navarra o una gran parte de ella estaba dentro del los territorios de Corona Aragonesa. -A fin de cuentas la casa de Aragón tenía raíces navarras-.
Pues bien el trabajo cultural de la Orden del Cister consiguió roturar tierras, aumentar la producción y transformar aquel valle triste y tenebroso en una Vall-Bona.
Ahora ya os queda claro donde me he escondido estas últimas 24 horas de ausencia en Face. Nada mas ni nada menos que en Vallbona de las Monjas.
Por esos andurriales, y otros no tan santos he peregrinado unas horas y e el momento de dar cumplida historia.
El Monasterio tiene las dependencias normales de un cenobio, la austeridad del Cister, y la alegría un poco tontorrona que proporciona la fe del carbonero.
Es panteón Real allí descansan los restos de Violante de Hungría (1275) la que fue segunda mujer de Jaime I, había muerto en el monasterio de Salas en Huesca.

Esta reina fue favorecedora del cenobio, tiene frente a ella la tumba de su hija...
Pero no no es de muertos de lo que quiero hablar, Violante y Jaime tuvieron otra hija llamada también Violante que fue la esposa de Alfonso X El Sabio.

Se dice que Alfonso y su familia habitaron el convento se supone con motivo de alguno de sus viajes. Y es aquí donde quiero soñar con vosotros hay en la iglesia una virgen llamada La Virgen Del Coro obra al parecer de Guillem Seguer de Montblanch pero yo me tomo la licencia de pensar que esa imagen pudo inspirar a Alfonso X alguna de sus Cantigas.
¿Qué no? ¡Qué Guillem es casi un siglo posterior a Alfonso pues vale y para que estaré yo hablando de milagros.
Ahora lo que no me podréis negar es que si en las Cantigas hay referido un milagro de la Virgen de Salas, el del tahúr que queda mudo por blasfemo, y recobra el habla por mediación de la Virgen de Salas, esa noticia le llegó a Alfonso por conducto de su suegra Violante, que como ya he dicho murió en Salas (Huesca)
Tiene esta imagen un regusto donostiarra pero no creo que tangan nada que ver a fin de cuentas solo es el emplazamiento de la imagen.
Hay otra virgen de piedra, antaño policromada que debe ser mas antigua también de delicada factura


 
Impregnados de medioevo, terminamos comiendo cerca de otra ermita de advocación mariana en El Grado junto a Barbastro. Una longaniza de la tierra a la brasa y de aperitivo una ensalada llena de contrastes de la época de Jaime y Violante. Que bien podían solazarse con una ensalada de codornices en escabeche.

La tarde pasó en las ocupaciones mas vulgares, pero al día siguiente ya lejos de Barbastro pero también en una D.O. Aragonesa Cariñena, me obsequiaban sin saberlo con la receta medieval de el vinagre apropiado para aquellos escabeches de caza.
He traído vinagre de Cariñena al que he de añadirle miel caliente, y tal vez, solo tal vez, canela clavo o pimienta en la cantidad que cabe en un pensamiento.
El vinagre con miel ya reposa en su botella lo de otras especias ya veremos. Cuando ponga en adobo las codornices os lo cuento.

lunes, 20 de marzo de 2017

Dios tiene alzheimer


Vaya por delante que dios es una creación de la mente humana.
Él, ha sido durante siglos, la explicación sencilla de aquello que el hombre no entendía, el trueno, el rayo y el huracán eran dios, y dios moraba en el.
Conforme la mente del hombre avanza en el conocimiento la frontera de dios se retira, en cierto modo dios es una invención de la soberbia humana. Lo se todo, y lo se todo de dios. Ese era el sueño del teólogo escolástico. Y dios era el poder la sabiduría.
Las teocracias gobiernan por delegación de dios, en las monedas los reyes reinan gracias a y hay alguna orden religiosa esgrimió un lema tal -como a mayor gloria de dios-.

Al final dios terminó por ser una propiedad intelectual se sus creadores. Nadie podía añadir o quitar a dios sin su permiso. Y dios o sus santos, los de los teólogos quiero decir, ponían y quitaban daban riqueza y salud enfermedad y pobreza...

Pero llegó la ilustración gente culta y reflexiva que no se había educado bajo el manto de la iglesia, o que si lo había hecho y se le había ocurrido asomarse por una ventada de la mente que estaba prohibida.

Hoy.
Dios tiene una enfermedad senil, una amnesia retrógrada, recuerda muy bien como se las ingenió para crear el mundo. Aquello que escribió un día en código genético, A, G, C, T, G, C, T, A...
Es un hipertexto, pulsar un gen, cortar y pegar, re-ordenar y volver a cortar y pegar.
Luego; el texto, la vida, se reescribe sola. Es un ordenador monumental que hace copias de copias. Y cada copia difiere un poco de la anterior, aunque solo sea la fecha de creación y la posición GPS.
Dios recuerda, que diseño formulas aleatorias con n grados de libertad. Pero ahora ya no sabe bien quien es. Lo veo en el jardín del Edén el geriátrico que hay junto a mi casa.

G, C, U... G... A...A...A... G, A G... G... G Tal vez le gustaba mas cuando hablaba con el hombre de tu a tu, cuando luchaba con su ex-milite Lucifer por el alma de un hombre. Pero eso se acabó, hay tantos hombres tantos millones de combinaciones que... hay en el cielo justos que obraron como pecadores y pecadores con acciones de justo. ¿Pero el cielo? ¿El infierno? Eso solo es obra de los teólogos él nunca pensó en un premio o castigo final. El premio el incentivo está en la acción, y se percibe o no, según es ella.
Sigue dios sentado bajo el tilo de hoja caduca, T, G, C, la enfermera cree que es un ictus perdió el habla y solo balbucea. Hoy me ha mirado y se que me recuerda, pero quizá no sabe de que o cuando, tal vez le soy Adán Jacób Aarón o algún profeta.

Él recita mi código de memoria, Adenina Guanina Timina... pero ya no sabe que soy o de que valgo, y hay veces que duda si soy camaleón o monosabio. Pasea el Edén que hoy es umbría, del brazo de un -pobre voluntario- frailuco de los de misa y olla que pone todo su ser en su servicio. Loado sea dios que dan las horas:
Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas, especialmente el señor hermano sol, el cual es día, y por el cual nos alumbras.
Loado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor y enfermedad soportan.
Y al oírlo, se le ha venido a dios en el recuerdo, y lo ha llamado. Francisco Francisco tu eres el de Asís, tu canto hermano sol que hermoso panteísmo puse en tu seso. Por un momento un cruce de miradas, un claro entendimiento. Tu amnesia señor es calculada, ha dicho el fraile y dios con dulzura sobre sus labios ha puesto el dedo. Shhh silencio, dios tiene alzheimer, y no recuerda del hombre sus yerros.
A, G, C, T, G, A, G, T, G, A, G...

lunes, 6 de marzo de 2017

El Sabio Meditador.



Cuentan; que hubo un sabio, que se creó para si un eremitorio, para dedicarse en el a la meditación profunda.

Había días, que se sentía como aquel moscardón que describe Pessoa.

En mi camino hacia la luz me golpeaba una y otra vez, y otra con un cristal transparente. Con una realidad que permanecía oculta a mi razón a mis sentidos.

Otras veces en cambio, su vagar le recordaba más el robot de aquél cuento de Asimov. Ya no recordaba bien la historia, pero puesto ante un dilema que afectaba su existencia, el androide no hacia otra cosa que orbitar y orbitar en torno al problema. La curva, más o menos cerrada y plana, era la resultante de una pulsión que le exigía la retirada -probablemente basada en un instinto atávico- y la de conservación. La atracción impregnada de tanatofilia, que le impulsaba a pertenecer a ella, a ser pasto de la anulación, y el deseo de huir.

Cuando en la tranquilidad de su alcoba pensaba en estas representaciones, se identificaba mejor con el moscardón y el cristal. Llegaba a pensar que era una realidad mágica, maléfica, aquella que solidificaba el aire en su camino.
Él chocaba una y otra vez contra un vidrio que deberían haber construido a prueba de bala.
Vidrio que alguien el destino, o el hado interponía siempre en su camino.

Se sentía lanzado en un picado suicida hacia su meta, y de pronto sin saber como se escuchaba dentro de su cabeza el sordo golpe contra aquel baluarte; que las convenciones, su clase social, o simplemente en azar, ponían una y otra vez en su destino.

La otra opción le traía evocaciones de fatiga, no era él era su órbita, un día pensaba, dejaré de rechazar mi subconsciente. Perderé el repelús que la gnosis me produce y mi mente caerá libremente en el seno del saber.
Pero enseguida la asaltaba la duda, ¿y si un día? El saber, ese dios achacoso y anciano, el cual se suponía habitaba en el centro desaparecía.
¡Ah! Entonces, entonces sería proyectado con toda la fuerza hacia las remotas y oscuras zonas de la ignorancia.
¡Qué horror salir cómo piedra de una honda! Cómo el martillo de un lanzador olímpico, centrífugo sin destino conocido, destinado a estamparse en la nada oscura del más allá.
Así pasó sus últimos años. Muerto en el dilema lo encontró el diablo. El maligno orilló su cadáver, abrió la puerta para ventilar la sala, se dirigió al lo que el meditador consideraba ventana, lo descolgó de la pared, y le dio la vuelta. La ventana en las que tantas veces se había estrellado el meditador era solo un espejo.
La luz, la iluminación perseguida con denuedo hasta la muerte, era solo el reflejo en un espejo. Entre la luz y él; entre la sabiduría y  él, nunca se interpuso nada.


viernes, 24 de febrero de 2017

El Invidente


Hace ya años, cuando uno gastaba sus noches en bohemia y turbación, tuve un amigo ciego. Era alegre y algo parrandero, un ser que parecía estar forjado sobre su minusvalía.
De él, me separó una dama, o mejor dicho dos. Leucemia y parca.
Solíamos cenar en un cafetín, que como tantos otros había nacido a la sombra del desarrollismo de los 60/70.
En aquella época el tejido social de Barcelona... pero evocando, me alejo de lo que quiero contar.
Era natural de una comarca gironesa muy renombrada, por pero otra vez me alejo del camino.
¡Lo que tiene ser viejo! No se puede recordar nada que no evoque al mismo tiempo, en sincronía la realidad percibida entonces.
Pero hablo de cosas; que para cualquier lector con algunos años, son tan conocidas, que no vale la pena seguir.
Volviendo al asunto. Un día cené en la misma mesa que aquel invidente, y poco a poco se consolidó una buena amistad.
Tal vez fue Mariano, cocinero camarero y dueño del bar, quien me pidió que le acompañase hasta su casa. Él, el ciego nunca me pidió nada; estaba muy orgulloso de su independencia, vivía solo en la gran Barcelona. Trabajaba en una imprenta braille, su disminución no le impedía llevar una vida normal.
Cuando salíamos del restaurante, le tomé por el brazo para ayudarlo, días después era el el que se cogía de mi, y poco más tarde, hacíamos el trayecto de poco más de dos manzanas hasta su casa tomándome él por el hombro.
La forma de ir del brazo primero, y luego ligeramente cogidos por el hombro se correspondía con un grado de confianza que aumentaba día a día.
La confianza llegó a un punto en que él al acercarse y poner su mano sobre mi hombro me dijo:
Estas preocupado ¿Qué te pasa? Y yo no tuve inconveniente el decirle que si que así era. Pasé a preguntarle que como lo sabía.
Noto, me dijo, mayor tensión en los músculos de tu cuello y espalda.

¡Vaya! Resulta que tenía de mi una imagen de mi tono muscular, equivalente a la que yo podía tener de un rostro. Que distinguía la tensión, la preocupación, de la misma manera que yo vidente, lo hacía viendo la cara de una persona. Y que solo cuando tuvo confianza se atrevió a decírmelo. Igual que podía haber hecho yo si hubiese notado mala cara en algún conocido.
Comprendí, como era importante cruzar las calles por la esquina mas lejana al cruce, allí donde un automovilista se suponía que veía el paso de peatones desde los cien metros de una manzana del ensanche. El conductor ve a los peatones, y peatón, aunque ciego, los oye aproximarse en linea recta. Era más fácil así que el hecho que lo sorprendiera un nuvolari que acababa de hacer un giro de noventa grados.
Aprendí, los relieves significativos del pavimento del barrio, el estanco, su casa o el colmado disponían de estos ínfimos relieves capaces de dirigirlo a él directamente a la puerta sin la menor vacilación.
Sabía, con solo oír el eco de nuestras voces, si el camarín del ascensor de su casa, se hallaba en la planta baja o por el contrario había quedado en uno de los pisos superiores.
En aquel tiempo aprendí muchas de sus argucias para sobrevivir.
Yo intentaba ponerme en su piel y percibir su mundo. Alguna vez me proponía cierra los ojos y te guio yo. Y si cerrando los ojos me dejaba llevar de su mano o de el rítmico tac tac de su bastón golpeando el suelo.
Aprendí a intentar ponerme en la piel del otro. Entrenar la posibilidad de sentirse como otro. Desarrollar una habilidad que permita viajar un rato con los zapatos de otro.
Mas tarde, ejerciendo de consultor, o de psicólogo, -mas estudiante que terapeuta-. Aprendí a dedicar un tiempo a jugar al ciego, a intentar ponerme en la piel del otro, a pedir a un tercero; que después de oír la explicación dada por un compañero intentase hacer suyos sus puntos de vista. Podría un jefe de ventas sentir como sentía el jefe de producción. ¿Se podía defender el rol de otro en un grupo? ¿Y lo que es más importante podía hacerse de forma creíble?
¿Puedo, por un momento? Hacer míos los razonamientos de mi pareja, de mis hijos o de sus parejas...
¡Si es posible! Y también es posible verse como ciego, desasistido discapacitado en el mundo de otros en el territorio de otros. Es muy muy difícil caminar con los zapatos de otro, pero aun lo es mucho más transitar el territorio de otro. Yo tuve un buen maestro pero lamentablemente, muchas veces solo hago uso profesional de aquellas enseñanzas que aprendí ya hace muchos años de la mano de un ciego.