miércoles, 14 de diciembre de 2011

Cumpleaños de un beso

Era una fría mañana de primavera.


El sol se levantaba entre un edredón de nubes rosas, una de las primeras cosas que vio esa mañana fue a la Señora Beso, atareada en al cocina de su casa. La Señora Beso solía ser muy madrugadora; pero aquel día, cuando el sol la miró, comprendió que ya hacía un por lo menos un par de horas que batallaba en la cocina.


Las alondras viejas, residentes en los sembrados fronteros, ya sabían de estos menesteres y subían al cielo cantando y contando:


La Señora Beso tiene cumpleaños... tiene cumpleaños...



Y las golondrinas, que a esa hora buscaban insectos muy cerca del suelo, preguntaban.


¿Que es cumple años?


Un mochuelo, que se acababa de retirar de su juerga nocturna, dijo:


Un cumpleaños o aniversario, es una fiesta que se celebra para conmemorar el día del nacimiento.



¿El día que nacieron? ¿Y como pueden recordarlo?


Nadie sabe el día que nació. Terció una golondrina.



Se lo dicen sus padres, dijo la abuela alondra, que pasaba por ser la mas sabia de las aves siempre que no estuviese la abuela mochuelo.


Sultana, la perra de la Señora Beso, no entendía muy bien eso del cumpleaños. Ella medía su tiempo por camadas. Sabía que cada cierto tiempo se ponía muy melosa con los machos, que engordaba, hasta que unos sesenta días después, alumbraba un montón de cachorrillos.


Pero nunca, nunca, había tenido junto a ella los cachorros hasta el siguiente estro. Tampoco conocía a ningún animal que lo hiciese. Aunque había oído historias, de sus primos los lobos, que decían vivir juntos en la misma manada hasta cuatro y cinco generaciones.


¡Bah! Fantasías.


Aunque duraron poco sus pensamientos, un olorcillo a pastel, proveniente de la cocina atrajo toda su atención. Con la boca literalmente hecha agua, fue a ver que se cocía (nunca mejor dicho) en la cocina de la Señora Beso. Empujo la puerta con su gruesa pataza y se sentó mirando muy atenta a su dueña. Esta, no se había dado cuenta de la presencia de Sultana, así que el animal tuvo que llamar su atención con un hi hi wuau, seguido de un movimiento de barrido del suelo con su larga cola.


La Señora Beso se volvió, buenos días Sultana le dijo. ¿Ya te has dado cuenta que estoy haciendo pastel verdad? Hi hi wau, contesto Sultana. Si si ya se que quieres. Esperas que te de el sobrante de la crema del relleno y uniendo la acción a la palabra dejó caer un poco de crema en el plato de Sultana que precipitó sobre el barriendo con la lengua toda la crema que le había puesto.



Hi hi hi wau hi después de relamerse hasta el hocico. No ahora no te doy mas que si no no me quedará para el pastel y hoy es el cumpleaños de Kiss y Kuss los gemelos.


Sultana entendió vagamente lo de Kiss y Kuss eran los pequeños de la familia pero eso de cumpleaños solo lo asociaba con la crema que mama Beso hacía. Pero bueno que mas da, cumpleaños debía ser eso dulce que también llamaban crema y que a ella le gustaba mucho.


Por todo esto se dijo: Hoy no me muevo de la cocina, no sea que den mas cumpleaños de ese y por no estar, me lo pierda.


Cum-ple-años está bueno, y decía el mochuelo no se que del día del nacimiento.


Vaya; a saber como cuando y donde nacerán los besos... y se quedó dormida.


Por cierto vosotros lectores ¿Sabéis como cuando y donde nacen los besos? Porque yo lo ignoro.



Darío









Publicar un comentario