lunes, 26 de mayo de 2014

Reflexión tras las urnas.




Y si... claro que... pero entonces sería...

Pues si es una estupidez. Un cuento vacuo, me refiero al eslogan del PP "Lo que está en juego es el futuro".
¡No señores no! Lo que está en juego es el presente, un presente en que el español tiene a diario muchas ocasiones de avergonzarse de avergonzarse de sus representantes.
El futuro es un sueño que se cimienta en el hoy. Y el hoy es eso; prosaico, negro, tumefacto, podrido.

Porque lo que los españoles hemos votado (aun desde la abstención) y creo que seguiremos votando es que no queremos este hoy.
Si Zp fue la peor representación que pudo poner el PSOE en Moncloa, el equipo Rajoy está a punto de alcanzar galardón homólogo.
Las elecciones les dicen eso. Hay abstención y entre los que votamos se adivina un sentimiento ni Tirios ni Troyanos que son solo sobre el papel pero terminan produciendo una política onerosa que esquilma al pueblo. Señores el futuro es mañana y si mañana no hay una indicación de cambio, la indignación seguirá su curso
Publicar un comentario