martes, 22 de septiembre de 2015

Racionalismo y Descartes.


Hablaba el anciano con varios de los suyos.
Era una reunión; mas informal si cabe, que las del resto de su actividad. El pensador; que era como le gustaba que lo llamarasen, los miembros de su circulo íntimo, hablaba de manera mas distendida.
Había en sus palabras menos de gurú y mas de docente, porque nadie dudaba que el era docto.

Docente y docto son los participios activo y pasivo de docére en latín enseñar. Y bromeaba muchas veces con aquello de que no se puede enseñar sin ser docto. Como tampoco es posible ser saliente, sin haber salido.

En realidad, y aunque tomaban una figuración al uso de los gurús supuestamente hindúes o a la mas atrevida de los coach anglosajones. Porque gurú o maestro o coach o entrenador, solo puede serlo el docto, el que ha pasado por las circunstancias del acólito.

Y no solo eso la figura es la de un ser que debiera conocer a modo de guía de montaña tanto las dificultades de la ascensión como las capacidades del coachee (entrenado) para ello debe conocer también las emociones y el sentir del alumno. El pensador creía, que ese desde esa posición era muy difícil mantener la ética.

Recuerdo haber tenido una conversación privada con el sobre el tema, yo decía que existían desempeños como los de los políticos o los banqueros que están por razón de su ser carentes de cualquier rastro de ética. El me reprendía suavemente, diciendo que la ética era una rama de la filosofía, que en su grupo creían mucho mas correcto usar el término elegancia e inelegancia. Que era peor llamar a un político a un empresario o un banquero inelegante que acusarlo de falta de ética.

En su filosofía; lo que quiere decir en su modo de ver, tenía mucha importancia la solución personal.
Por eso muchas veces, jugaba con la ambigüedad propia de las escuelas orientales, en las que es el alumno crea su saber a medida de su creencia, y siempre en una solución personal.

Por esa razón nunca negaba ni exponía doctrinas filosóficas, él esperaba que cada oyente elaborase la suya a partir de su necesidad. A partir de su elegancia (forma bella y armónica de expresarse.

Pero los veteranos sabíamos, que podía cuando quería era muy preciso, en las citas de los filósofos; que entraba en ellas con una mete aguzada como un escalpelo.
Normalmente razonaba, seccionaba y presentaba, con eficiencia; con la eficiencia de un cirujano; la disección del razonamiento del que se hablaba. No dejaba espacio ni a la pregunta socrática ni para la objeción.

Pero escuchemos:
Descartes decía aquello de "il fallait nécessairement que moi qui le pensais fusse quelque chose" que El Discurso del Método lo escribió en su lengua matena. Su filosofía es racionalismo porque todo lo remite a la razón. Y eso que después se concentró en el adagio cogito ergo sum era la consecuencia de la duda sistemática de todo. Porque la conclusión de Renato era de una obviedad aplastante, aunque todo fuese apariencia el como ser pensante existía.
Aunque ahora que miro el reloj, será cuestión de aplazar lo que cuento para otro momento.
Publicar un comentario