lunes, 21 de junio de 2010

Sin orden ni concierto

Hace tiempo descubrí que el camino, no es eso que pintan en los mapas.

El camino es un trasvase de conocimientos entre gentes de distinta calaña.

El camino es el el roce con el polvo de historia,  el sudor y la sandalias.

Así Hércules fue mutado en San Roque y tal vez solo, tal vez se confunde Santiago y Prisciliano.

Por eso, este año, he hecho la ruta portuguesa.  Sin dejar de ver Emérita Augusta. Donde residió Hidacio obispo Dioecesis Hispaniarum, que se las hubo con Prisciliano.

Bueno es andar lo andado con los Heterodoxos  Españoles de Menedez Pidal bajo el Brazo.


Hablando de Mérida, allí quedó Federica, intentando evitar que afrodito termine como hijo adoptivo de Jabugo o algún otro paraíso chacinero.

Es la vida.

Darío
Publicar un comentario