viernes, 7 de octubre de 2011

Mi casa

Yo ya se buscar el retiro de mi mar interior.

Navego junto las costas antaño procelosas

donde ideas sediciosas huyeron de razón.

¿Como llegué a esta tierra? a fe que lo ignoro.

Huía de la urbe, del mundo y de sus prisas

y encontré en mi alma esta paz conventual.

Es un claustro de espejos bruñidos en penumbra

donde la imagen de otros en tumba de Academo

y platónicos boscajes yo pude transformar.

Así es mi yo y mi centro la casa donde vivo

perdona si por prisa no te invito a entrar

pero a ti que te llegas a estos arrabales

si ves la puerta abierta no dudes en entrar. 

Darío
Publicar un comentario