jueves, 8 de enero de 2015

Ayer

La humanidad sigue haciendo burradas. Ayer, que fue un día de gloria, para todos aquellos que como yo cada vez creemos menos en la evolución de la especie nos dio serios ejemplos,
Por una parte el fanatismo empuñó sus razones en forma de arma de guerra y vino a montar una batalla en el centro de París.
Todos hablaron de los muertos como mártires de la libertad y esas cosas.
¡Hombre no! Los de ayer eran bufones, cómicos que han pagado con su vida el poco sentido del humor de una religión.
¡Hay que echarle uebos con la religión! Que necesidad tiene el homo de complicarse la vida. Cuando entenderá que Dios no puede ser excluyente.
No se puede mantener la tradición de matar por la fe. ¡No hombre no!
Dicen que María Antonia cuando se vio ante el aparato del Dr. Guillotin dijo eso de ¡Libertad cuantos crímenes se cometen en tu nombre!
Creo que Dios y la Libertad han sido, a lo largo de la historia, las excusas mas invocadas por los asesinos, por los cainitas.
La consecuencia es esa la sociedad necesita un poco de iracionalidad religiosa para no olvidar que somos animales en evolución. O eso dicen...
Publicar un comentario