lunes, 29 de junio de 2015

Varufakis y el diálogo imposible


Vuelvo en horas de debacle. O por lo menos eso se escenifica. La ruptura griega.
Las Bolsas tienen hoy una bajada de tensión capaz de dejar cataléptico a un consejo de administración de un banco y acongojados a todos sus accionistas.
Bueno los cronistas dicen que ante el miedo a que la crisis griega se extienda en las bolsas predominan las ventas.
Y el mercado de valores nos tiene acostumbrados a interpretar que las bajadas en el mercado son veneno para el sistema.
Por otra parte la prensa habla de posible ruptura, de ruptura y de abandono de Grecia de la unión monetaria.
Probablemente es tan falso lo de ruptura como lo era el principio de acuerdo.
En primer lugar hay que pensar que ni ha existido el diálogo ni ha existido negociación. Lo primero que es necesario reconocer es que Varufakis y la troika hablan leguas distintas. Y no es porque Varufakis no hable un correcto inglés. Ni porque la comunidad no hable griego. Lo que sucede es que la troika solo habla en lenguaje financiero y los griegos hablan en un lenguaje social en lengua del pueblo.
Unos hablan en PIB y tantos por ciento los otros de salarios pensiones y vida digna. ¡Así no hay dialogo!
De nada vale decir, como quiere contarnos Rajoy, que estamos creciendo cuando la realidad es, que no puede pagar la extra del 2012 a los funcionarios.
La Comunidad a admitido socios a los que dio abundante crédito para que se lo gasten en maquinaria tecnología y armamento del norte.
La Comunidad a visto bien incorporar todos aquellos países que un día fueron satélites de Rusia. Porque pensando en alemán son clientes potenciales de su industria. Hasta que a Putin se le han hinchado las narices, y ha empezado su ofensiva. Que La Comunidad recorta e inmoviliza, el bloquea la importación de fruta y verdura procedente del sur (de España). Y me pegunto yo ¿Qué culpa tendrá el huertano mediterráneo? O hasta el macro-productor de Almería para tener que pagar con sus ventas las aficiones expansionistas del norte.
Y en eso estamos, en percibir claramente que la idea de comunidad esta muy lejos de la de super-nación que quieren ofrecernos. En primer lugar hay unos individuos que solo hablan de intereses y crecimiento y otros con razón o sin ella lo hacen de la vida digna y el estado de bienestar.
Yo me alineo de momento con los segundos de nada valen las finanzas los intereses y los créditos si no sirven para mejorar la vida de TODOS
Publicar un comentario