sábado, 12 de febrero de 2011

Del circo y sus flaquezas

Dicen que lo llaman palomo de Iglesia, porque siempre caga a los mas fieles.

Dicen que su falta de visión es inversa a su maquiavelismo.

Dicen que es un estulto con suerte.

Pero en realidad es un pobre hombre, funámbulo sobre el deseo de poder con y su orgullo.

Que se pasea por la cuerda floja del poder sin balancín si manos y sin cabeza.

Este es el mal que nos aqueja, y es que en el circo español. Cualquier comparsa, se ve capaz de ser acróbata, presentador o funámbulo, domador, y hasta ministro con tal de saber gastarse del erario hasta la última moneda.

Malditos sean los que sin capacidad a eso puestos llegan. Maldito el país en que esa troupe de megalómanos ineptos gobierna

Darío

 
Publicar un comentario