viernes, 29 de mayo de 2015

Onfaloscopía

Hay dicen; en la costa griega, un territorio al que se denomina: Estado Monástico Autónomo de la Montaña Sagrada, más conocido por el monte Athos. En él tienen prohibida la entrada las mujeres y los catalanes.

Lo de prohibir la entrada de mujeres tiene una razón de ser, si no hay mujer no hay pecado de la carne.

¡Hombre que manga mas ancha! Como si encañutar a un hermano lego no fuera cosa de la carne.

Lo que se llama en literatura de la lujuria "un griego".
Bien, pues cuenta la historia, que allá por el 1300 una compañía de almogávares, sembró la desolación por aquellos pagos. Tales fueron sus hazañas, que los aragoneses y catalanes han tenido prohibido el acceso al estado monástico autónomo durante mas de 700 años.

Pero ya estamos perdonados, ¿y saben porqué? Muy simple el gobierno del tripartito indemnizo millonariamente a los monjes y por daños de guerra setecientos años después de la barbarie.


¡Eh! A que no sabían esta, el ínclito Oriol Junqueras pagando reparaciones por una guerra, cerca de un milenio después de celebrada esta.

¿Honorabilidad decencia? ¡No hombre no! Orgullo patrio, a fin de cuentas debió ser esta la ultima guerra ganada por Cataluña y eso merece la pena ser recordado.

Aunque malpensado ¿todo el dinero qué salió de las arcas públicas catalanas terminó en los monjes?

¿Porqué? Para que necesita un monje que huye del mundanal ruido, el cochino euro financiador de vicios...

Pero lo chuli de es este invento, es que se paga cuando la economía patria hace aguas, cuando ya se empezaba a recortar servicios como sanidad educación y otros servicios públicos.

¿Como se pudo llegar a este estado de cosas? Muy sencillo, se ve, que algún embajador del país pasó unos días en el monte Athos y allí aprendió la técnica de los monjes, que consiste en la meditación el silencio y la soledad.

La práctica común consiste en la onfaloscopía, es decir, contemplación del ombligo. Y quien lo iba a pensar, esa práctica resultó contagiosa.

Ahora son casi la totalidad de políticos catalanes y una buena proporción de los del estado español que practican la onfaloscopía es decir que gobiernan mirándose el melic.

Así se explican los desenfoques astigmáticos de la plana mayor del PP PSOE y otros partidos viejos.

Imaginad a la chica de las chuches, como llaman a la vicepresidente. Contemplando con fruición su profunda curva, a Rita, La Rudi, pero no por eso dejaremos de imaginar a la Susana Díaz o a Rosa Díez, Esperanza Aguirre y tantos y tantas mas.

Claro y Mas como dejar a Mas. Pues eso que quitando alguna como Cospedal que seguramente mira mas abajo, todos nuestros políticos gobiernan mirándose el ombligo hasta que unas elecciones los vienen a sacar de su arrobo.

¡Pero señores! Si bajo su ombligo solo hay intestinos gases y excrementos, en que se centran ustedes en sus actos de gobierno.



Publicar un comentario