domingo, 17 de abril de 2016

B-Travel 2016


Durante los tres últimos días hemos celebrado en Barcelona una feria de viajes y turismo. El turismo es un invento inglés, donde su definición ya aparece en los diccionarios allá por el año 1800. Parece; que todo empezó, con la costumbre de ciertas clases sociales de la pérfida Albión en viajar por placer. Era importante ese matiz, porque generalmente los ingleses siempre viajaban por “negocios” es decir que el interés crematístico se hallaba en cogollo del meollo de la motivación.
Pues bien, parece que a los ingleses, que siempre se vieron desde el continente, como fríos e incultos sajones, como bárbaros, en definitiva como hooligans. Iniciaron la moda de acudir a Italia para ver aquellas obras de arte que no habían podido expoliar. Aquello cuya rapacidad no había podido remover para llevarlo al Museo Británico.
Total que con el paso del tiempo la costumbre se fue consolidando hasta el día de hoy en que el turismo es el movimiento casi errático, de masas ingentes de personas que se desplazan a otros países a visitar remedos de la historia local. Alojarse en apartamentos idénticos en cualquier parte del mundo y sobre todo, desayunar los mismos huevos industriales fabricados por gallinas de origen americano alimentadas con pienso hecho con maíz procedente de Iowa o Nebraska, con un gorrino al que también llaman Bacon como aquel primer barón Verulam, vizconde de Saint Albans Paco Tocino para los turistas Sir Francis Bacon para la historia.

Pero bueno que comienzo a desbarrar, el turismo es hoy un negocio en que millones de ociosos trashuman, zascandilean, a no se donde en busca de no se que.
Solo así se explica que en la feria de Turismo de Barcelona tengan sus stands pueblos del Maresme, y topografías mas catalanas que deu.
Y es que la tentación de inventar, de representar un ficticio, para consumo de ociosos es algo que ocupa las meninges de todo tour-operador.
¿Sabían ustedes que se puede acudir a Alaska Nueva Zelanda, Islandia para hacer rutas en bici?
¿Conocían acaso las excelencias del jamón Catalán? ¡O Aquél pueblo portugués, que se especializa en la producción de jabón con leche de burra? Me dieron una muestra de la que daré cuenta en esta sección si es que su uso me deja un cutis como el de Cleopatra.
Pero aun faltan cosas, uno echa en falta una ruta española de los aeropuertos ful. Una ruta por las cárceles de la corrupción. ¿Imaginan una atracción turística? Consistente en visitar los presidios donde cumplan su condena los corruptos de España. ¡Que pedagógico!
En fin todo será puesto en oferta, hoy hasta los faros, los viejos faros a los que el radar, el sonar y el GPS apagaron hace tiempo y aquellos, pocos, que aun lucen y se manejan por control remoto. Decía que hasta esos se transforman en hotelitos pata turismo selecto.
En fin ¡O tempora o mores! Turistas que aun no han comprendido la esencia de sabiduría con la que Francisco Quevedo cierra su libro Historia de la vida del Buscón llamado don Pablos.
– Determiné, consultándolo primero con la Grajal, de pasarme a Indias con ella y ver si mudando mundo y tierra mejoraría mi suerte. Y fueme peor, como V. Md. verá en la segunda parte, pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y costumbres.
Publicar un comentario