viernes, 1 de abril de 2016

De cuerpo presente


Pongamos que me he muerto, pensad por un momento que ya me ha llegado el día de las alabanzas. Estoy allí, de cuerpo presente, esperando los últimos ensayos del maquillador, al que le ha tocado ponerme bonito para el evento.
Alguien, una mano loca, decide escribir una oración fúnebre y para documentarse entra en mi biografía de Facebook.
No contento con los datos; que de mi, yo he dejado pasar visita la documentación de mis amigos de “Face” poco a poco y gracias a su agudo talento, mi supuesto hagiógrafo reúne una colección de datos y fotos sobre mi vida.
Y este es el caballo de batalla de hoy, bueno el de hoy y el de ayer. Si no exijo rigor en esas aportaciones, resultaría fácil concluir que estuve vinculado, a la ACEC, El Ateneo de Barcelona y/o El Laberinto de Ariadna. Lamentablemente esto no es cierto. Yo no he pertenecido a ninguna de esas asociaciones, y no lo he hecho, consciente de que mi capacidad, discurso literario, creatividad y otras habilidades están muy por debajo de la media de las personas que militan en esos grupos.
A fin de cuentas yo solo soy un versolari un payador, en la primera acepción de la palabra (Dicho de una persona: Que hace una exposición improvisada con el fin de ocultar su ignorancia). Por eso tampoco me gusta que me identifiquen en actividades en las que no participo.
Supongo que ahora ya os queda claro, que estoy hablando de ayer, y mi reacción visceral a verme etiquetado en fotos y actividades que nada tienen que ver conmigo. -Por cierto mi post lo he borrado-. Dos personas, vinieron a defender los valores de Esperanza. ¡¡¿#?!! nunca dije yo nada en contra de esa persona, ni hice ninguna valoración de ella, entre otras cosas porque no la conozco. Simplemente esta persona usó un recurso de Facebook de manera que me pareció incorrecta y molesta, hace un par de semanas se lo hice saber, y me dijo que no volvería a pasar. Pero sucedió, y no solo una vez, así que he tenido que recurrir al ignore como remedio. Eso no significa juicio de valor, ni descalificación hacia ella. Por otra parte me resulta molesto que interrumpan mis lecturas o mi vida con llamadas del tipo a fulanito le gusta una imagen en la que se te ha etiquetado...
Eso es todo.


Publicar un comentario