martes, 26 de julio de 2016

La Virgen de la Leche.


Sabéis mi afición aparente al esoterismo. En realidad aviso que puede ser una pose calculada de aquel, que sabiendo, difunde temas con ambigüedad calculada.
Podría ser que uno de estos escritos míos, fuese la puerta que se abriera a un tercero para penetrar el arcano. Pero eso es otra historia.
Mis vacaciones este año, han transcurrido en parte por una zona cuasi-mágica. Crucé cruzamos, la Mancha tierra de sonoridades quijotescas. Pero El Quijote al menos su segunda parte tiene una vinculación geográfica muy concreta.
Argamasilla, si es que fue el lugar de nombre olvidado, Tomelloso (el pozo tomilloso) El Toboso. Lugares todos vecinos de territorios y dominios de Las Ordenes Militares, Santiago, San Juan y Calatrava.
 
Tierras mágicas donde el Guadiana se pierde y renace. Lugar de La Cueva de Montesinos cuyas aguas, hoy sabemos son las mismas de Las Lagunas de Ruidera... puertas también a un inframundo mágico que algunos miembros de las ordenes militares vigilaban.

Pero no es de temblores de tierra y poderes telúricos de lo que hoy estoy escribiendo. Sobre la magia de los zahories, sobre el sacerdocio de Isis... hay una cultura de vírgenes y de vírgenes ennegrecidas que no negras. Porque ni Guadalupe ni Montserrat son negras, son imágenes a las que un día alguien decidió teñir de negro.

Por cierto que Sancho al comenzar don Quijote el descenso a la cueva de Montesinos; dice: –¡Dios te guíe y la Peña de Francia, junto con la Trinidad de Gaeta! ¿Y que pinta aquí en boca de Sancho otra virgen negra...
Pero me había quedado antes en Guadalupe, etimológicamente Guad-alupe rio oculto o rio escondido. ¡Pero a ver! ¿El rio escondido no es el Guadiana?
Poro mejor vuelvo a la virgen de la leche, en una herencia bizantina que los ortodoxos llaman Galactotrofusa.
Más arcano aún era el icono de Constantinopla, conservado en la ciudad de Saydnaya (no está claro si era una talla de madera o una tabla pintada), y al que se atribuía el origen de una "leche de la Virgen" o "licor de la Virgen" (tal vez un aceite) que se distribuyó por toda Europa a partir de su control por los templarios durante las Cruzadas. Este tipo de reliquia también se asociaba con la roca de la Gruta de la Leche o con apariciones milagrosas de la Virgen a santos, a quienes nutría con su leche.
Son muchas las historias, que sobre la leche de Virgen, aparecen en nuestra historia. Cierto que tal vez la más antigua sea la que hace referencia a San Bernardo ¡Ay ay que volvemos a topar con el Temple!
Pero sí, es una historia que aparece en Las Cántigas, y el Cancionero de Úbeda... y podemos entender que había una leche de la virgen que daba el don de la palabra el conocimiento y el poder...
Pero yo cuento aquí la versión de Luis de Morales, Apodado El Divino Morales, que siendo un pintor que paso toda su vida en Extremadura. Pintaba con luces flamencas, esfumato de Leonardo alargamientos propios del Greco y Vírgenes con facciones de Murillo.
A saber de quien mamó su técnica este pintor divino por sus temas y su factura.

Yo aproveché mi estancia en Extremadura, para visitar Arroyo del Puerco hoy Arroyo de la Luz donde se puede contemplar un retablo completo de este pintor.
Hoy se puede visitar en el MNC (Museo Nacional de Catalunya) una exposición temporal con sus obras. Intrigante es Luis de Morales tan intrigante como desconocido.
Publicar un comentario