sábado, 22 de julio de 2017

El Arcano en el Camino de Santiago I (Puente la Reina)

Puente La Reina (Navarra) Camino de Santiago

He viajado estas vacaciones a la Edad Media. Entiendo como tal el tiempo contenido entre el fin del imperio romano, o mejor la aparición de los reinos visigodos y los albores del Renacimiento. Unos mil años de aconteceres; aunque por encima de los hechos, por encima de la historia lo que me interesaba es poder imaginar, poder entender como vivían como sentían los hombres de aquella época.

Pondré ahora unas lineas maestras de lo que la historia dice, es mi punto de partida.
Del año 418, hasta el 507 se establece un reino visigodo con capital en Tolosa. Es un convenio con Roma que trata así de evitar más invasiones bárbaras. En el 507 y derrotados por los francos crearon el reino visigodo de Toledo. Este comprendía el centro de la península y la zona hoy francesa de la Narbonense Septimania.

A pesar de su importancia los visigodos eran poco numerosos comparados con la población romanizada hispana, por ese motivo se supone que terminaron asimilando la cultura y la lengua hispano-romana.

De aquella época son los primeros condes. Conde es una palabra de origen latino, comes-itis se definía a los miembros de un séquito, a las personas que por encargo del rey tenían responsabilidad sobre alguna de las funciones de estado. Es de esperar que podamos encontrarnos con “funcionarios” del reino desde esa época.
En lo territorial eran personas que supervisaban un territorio, su defensa, los impuestos y el empleo de esos recursos. Los condes tenían el dominio sobre un territorio no la propiedad, aunque con el tiempo los límites de derecho y propiedad se confundieron.
El conde es una institución que tiene sus raíces en el Imperio Romano, y tendrá funciones consolidadas a lo largo de toda la Edad Media.

Este año he recorrido los valles Cántabros y Astures, eran zonas vinculadas a la leyenda de la reconquista, leyenda histórica por supuesto, no se niegan los hechos pero la recreación popular ha debido ir añadiendo con cada narración una magnificación propia de la épica medieval.

Generalmente pensamos en La Edad Media, como un periodo de hambrunas guerras y pestes, como un periodo de oscurantismo religioso, de incultura, y sobre ella un señor feudal. Pero no es del todo cierto, en el pueblo se ha de ser autárquico, un campesino podrá ser analfabeto, pero ha de saber siembras y cosechas, de secanos y regadíos; ha de saber de ganadería, curtir y trabajar pieles e hilar y tejer la lana como poco. Con el tiempo los oficios se irán especializando, y esos especialistas terminarán en las ciudades, dando origen a los gremios a la burguesía.

El feudalismo tenía tres orígenes, el señorial el obispal y el abacial. Sobre ellos flota el derecho real, y tiene dos vertientes, la señorial en que se distingue poco o nada de los anteriores y el de las nuevas comunidades, cartas pueblas, fueros e ingenuidades, concesiones de mercados, mantenimiento de vías y puentes.

En Aragón al menos, los reyes se reservan las juderías y los barrios moros, cuando se reconquista una ciudad un pueblo, se otorgan a la ciudad y a sus habitantes fueros (derechos) pero generalmente los barrios de moros y judíos, aljamas, tienen dependencia directa de la corona y son gobernados por códigos legales propios.

Mas tarde con la predicación de las cruzadas, llegarán Las Órdenes Militares, y otra forma de entender el feudalismo. Decía antes que el Conde era una persona capaz, algo que degeneró al hacerse nobleza y hereditaria, el obispo era electo entre la nobleza y aunque los hubo tan guerreros como los condes, era de esperar una mayor cultura. Lamentablemente, la idea de orden social que existía en estas épocas quedaba limitada a dos clases nobleza y pueblo, explotadores y explotados.
Algún matiz distinto tienen los pagos abaciales, el convento, la abadía disponen de conocimientos tecnológicos. El claustro es sabio, se le encomiendan tierras porque sabe como ponerlas en explotación. La Orden Militar será un caso a parte, por razón de su función esta expuesta a contactos con otras religiones, con otras creencias, con otros saberes, a los que el novicio del convento no tenía acceso.
Entonces surge el problema, como pasar los conocimientos entre distintas generaciones de miembros, no se puede escribir no es posible poner cosas heréticas en pergamino.
Si La Santa Madre Iglesia, dice que la tierra es plana, siguiendo a Tolomeo y Aristóteles, como escribir otras verdades, otras creencias.
La respuesta es obvia, las iglesias, sus muros sus capiteles, sus portales tienen que contener mensajes del arcano, reflejos de un saber no bendito. Es el origen de la alquimia, de otra física, de otra metafísica. Es el nacimiento del ocultismo, que durará hasta hoy, ocultismo y fraude se enlazan desde la baja edad media hasta el tecnológico siglo XXI.

Por eso iniciaré este año mi viaje por Navarra, dos ramales del camino de Santiago el Jaques y el de Roncesvalles se juntan poco antes de Puente La Reina, cerca de Pamplona y allí las piedras hablan.
Mañana las iglesias arcanas o el Temple en el camino de Santiago.







Publicar un comentario