viernes, 25 de marzo de 2011

Señores de la guerra

Cainitas que imperios


acaudillan


Con la quijada de un rucio


por bandera.


Porque armas son su razón


y no la razón su arma.


Locura de las armas


que ofusca la razón


acalla al corazón


y la justicia desarma


Porque armas son su razón


y no la razón su arma.


En toda generación


cosechan sangre y odios


lagrimas sin compasión


y temores y recelos.


Porque armas son su razón


y no la razón su anhelo.


Darío

Publicar un comentario