sábado, 5 de noviembre de 2011

Tuve

Dejaré aquí, un sonrisa, un beso y un pensamiento.

Si por azar tu lo encuentras, hazlos tuyos, peregrino, porque no tienen dueño.

Sonreír, hace tiempo que olvidé como se hace.

Besar, acaso hace algo más de tiempo, que no beso.

Pensar ¿En que? ¿En quién? En que puedo pensar si nada tengo.

Y sin embargo, recluso de este Erebo.

Me es dado saber que un día tuve a quien besar.

En quien pensar.

¿Y sonreír? Me queda la sonrisa en el recuerdo.

Puede haber un castigo mas perverso.

Saber que un día tuve.

 

¡Y hoy no tengo!

Darío
Publicar un comentario