viernes, 20 de noviembre de 2015

Forcados amadores...


Evocando. Pues si si mal no recuerdo la rubia de Santaló se llamaba Marta, era de ese tipo de mujer que tiene de todo, quiero decir que tenía pechos nalgas boca nariz.... todo en un conjunto de elementos armónicamente distribuidos, una mujer que invitaba a tumbarse en la cama junto a ella y leer.

Alguna vez, imaginé leer El Quijote acostado a su lado, pero nunca conseguía pasar de aquello de “duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes”... Yo pertenecía la cofradía de Forcados Amadores, dicho en castellano, recortadores, esos mozos que juegan haciendo regates frente al toro, sobre el toro, y con el toro, evitando siempre el revolcón.

O en el mejor de los casos, revolcón sin que te pille el toro. Bien, pues en nuestra cuadrilla, de liberales solíamos valorar a las hembras conforme a un inexistente código consistente en emparejarlas con una obra literaria. Porque claro, no era lo mismo pasar la tarde noche, con una hembra, Guerra y Paz; que con otra Madame Bovary, u otra La Divina Comedia. Era un buen sistema, porque dejaba mucho hueco para la imaginación y por otra parte nos ayudaba a confeccionar un mapa surrealista del ganau en liza.

El artífice de esta nomenclatura era Manolo, al que la cofradía respetaba por su arrojo y buen hacer en los quiebros, aunque como todo cántaro que va mucho a la fuente...
Pues eso que un día llegó y al comentar las incidencias de su lidia dijo solamente Laura Petrarca. En vano le preguntamos si era Laura de Sade, Manolo calló calló y cayó en un mutismo estúpido y a los pocos días dejo de venir. En fin que ni de la rubia ni de Manolo volvimos a saber
Publicar un comentario