martes, 12 de enero de 2016

He adquirido un libro..


Siguiendo los pasos de Blanca (Africa Jiménez) he adquirido un libro, no creo que pueda decir que lo he comprado, comprar tiene una connotación de tráfico. De valor y precio pero este no, es un libro pobre, que no es lo mismo que un pobre libro.
Permanecía en un anaquel con sus compañeros de pobrerío.
Un cartel de que igual podría haber garrapateado un indigente pedía depositar un euro en la alcancía firmemente atornillada al mueble.
Nada más un euro y podrás disfrutar de un premio planeta de aquellos que hablaban de la guerra civil...

Es un libro pobre y como es pobre es indecente, desvergonzado, sin inhibiciones.
Enseña sus intimidades sin recato, hace pública su historia individual. Habla de un COU de los 80.

Cuenta historias de Yxxx Mxxx:
de Rosa-Roberto-Rosa, el triangulo imposible de un binomio.
Contiene la esencia de un apunte y la traducción acelerada, corsari =pirata y alguna nota sobre Salvat Papasseit, en la que parece haber dedicado el libro a una enfermera.

Sorprende encontrar gran número de comentarios sobre el autor y su obra, algunos oficiales, de esos que suenan a bote salvavidas, a cosa de consejería de cultura, para cubrir el erial de la literatura catalana. No se si es impresión mía, pura subjetividad, pero mientras no tengo ningún problema en nombrar autores de los siglos XIX y el primer tercio del XX nativos de cualquier otra zona de España, aquí me cuesta. Y es curioso si existen artistas plásticos arquitectos, escultores, pintores... da la sensación que el benestant català no usava biblioteques.

Os dejo seguiré urgando las notas que margen del libro ofrece sin pudor, y dejaré una manda testamentaria para que mis libros se incineren conmigo. Tengo miedo de que cuando yo no sea caigan en manos de algún desaprensivo algún voyeurista como yo ahora mismo.

Publicar un comentario