jueves, 30 de enero de 2014

El infierno son los otros Luego el diablo es...



Habíamos dejado a Mefisto haciendo burla de un diablo controller, que se creía muy ducho en temas de producción y tiempos.  Claro hay que saber que en al infierno también se llega  por una deficiente gestión del trabajo.
La razón es que conforme avanzó la especie humana, y poco a poco, el coro de diablos hubo de establecer diferentes titulaciones. Distintos grados.
Le cupo primero los diablos agricultores y los ganaderos, hubo muy pronto diablos prestamistas y usureros.  Con ellos llegaron los mercaderes, tejedores, alfareros y como no, los diablos jueces sayones fiscales alguaciles... y hasta algún diablo sirlero.
Era propio de la política empresarial del averno, que cada alma pudiese encontrar un diablo con conocimientos de su oficio. Y si es cierto que pronto los hubo médicos y boticarios, no es menos seguro que pronto los hubo asesores, consultores, vendedores de seguros y hasta agentes de las propiedad inmobiliaria.
Lucifer estaba encantado con los avances del progreso. Solo se le resistían los diablos sindicalistas, y esto era por dos razones. La primera es que era muy difícil, saber que formación había que darles, la segunda y más peligrosa, que en que un diablo trataba con un líder sindical, se le volvían las ideas peligrosísimas. Porque a puro de atacar a la patronal, los había que habían tomado hábitos frailunos y hasta convocaban paros de calderas para rezar el rosario. ¡Demencial! justo es decirlo.
Pero esto era consecuencia directa del pecado humano, recordemos que lo que Eva dio a Adán era el fruto del árbol de la ciencia. Mefisto había dado una clase magistral en el Colegio Luciferino. Expuso con maestría, de razonamientos porque los diablos que poseían la sabiduría por haber nacido como parte de la divinidad. Y por tanto conservaban el saber, tenían que aprender del hombre, que siendo una criatura limitada en capacidad y entendimiento tenía que recurrir al aprendizaje parcial. Es decir a la ciencia. La ciencia solo era, en el mejor de los casos, un segmento temporal de la sabiduría. Era la consecuencia directa de haber comido de un fruto, que pocos como el propio diablo sabían, era agraz inmaduro falto de sazón.
El hombre revestido de ciencia empezaba a disparatar, primero la ingesta producía alucinaciones. Impedía la percepción correcta, producía delirios de grandeza, como sucede con los nacionalistas. Además al trocear el conocimiento la posibilidad de equivocarse era proporcional al infinito numero de fracciones. Consiguientemente las posibilidades de ser injusto y por tanto de pecar eran también infinitas.
En aquella memorable charla Mefisto expuso con claridad, que gracias a haber hecho añicos el saber, el número de asesores y expertos que se brindaba a los poderosos sería tan innumerable como las arenas del mar. Los poderosos tendrían mayores ocasiones de emplear el nepotismo y hasta la simonía. Como consecuencia la desvergüenza y el caos estaban servidos para todas las generaciones de humanos. Claro que el sistema tenía una pega, era que los diablos tenían que estudiar, graduarse en las mismas escuelas que los hombres. Solo así alcanzarían el más alto grado en su obra.           
Pero dejemos a un lado la descripción laboral del Erebo. Aquí lo lectores nos pagan para contar cosas serias por eso retomamos la historia de Mefisto.
Como buen diablo viejo Mefisto, era experto en grandes tentaciones. Lo habíamos visto como le vendió el tiempo a Adán. Como él y sus sucesores llegaron a considerar su importancia. Como de su mano, la sociedad humana llegó a desviarse de su camino, como creó la dependencia del tiempo. Como Caín mató a Abel por esa nimiedad, que consistió en pavonearse como más rico, como más listo, por comparar el tiempo del ganadero Abel, con el agricultor Caín.
Mefisto leía con fruición El Génesis y se pavoneaba de sus logros, los hombres entonces vivían muchos muchísimos años tantos que se aceraban al milenio Adán vivió novecientos treinta y Matusalén... pero bueno todos esos años siempre se les hicieron cortos gracias a que el tiempo la medida que Mefisto les regaló tenía la virtud de hacerse más grande con su uso.
Gracias a esa añagaza del tiempo escaso, se disfrazaba la ambición, como objetivos a corto plazo. Lo habían visto en Abel. Como mucho más adelante, al suprimir las monarquías, los políticos proyectaban sus ambiciones en el breve mandato de sus gobiernos.
Los reyes decía el tentador tenían toda su vida para sus ambiciones. De hecho ya nacían con una dotación alta de riqueza y privilegios. Lo bonito lo que hacía disfrutar al diablo eran los Jefes de Gobierno, los Presidentes, obligados constitucionalmente, a lograr sus fines sus ambiciones personales en un mandato. ¡Ah qué gozo le producían las democracias! Donde todos los ciudadanos tenían breve e inalienable derecho a su ambición. Antes en el antiguo sistema, el pobre paria nacía y moría siervo de las ajenas voluntades. Las iglesias les predicaban su estatus de sumiso... Así poco se podía tentar. Pero ahora todos podían, en teoría al menos, llegar acceder al poder, todos podían llegar a colmar de una u otra forma sus ambiciones. El límite de este desarrollo, era de cajón al poder llegarían los más ladrones. Y como en el caso de Caín y Abel, el asesinato estaría justificado no solo en defensa de las ambiciones propias, también para evitar que el presumido ufano como Abel en pavonease de sus logros.  
La contracción aparente del tiempo, hoy que los hombres tienen la misma duración que entonces, la medida es diez aparentemente diez veces mayor. Por lo que es muy raro encontrar ancianos de más de cien años y que se corresponden con el milenio que se les suponía antes. Eso crea premura en el pecar, angustia por conseguir ambiciones propias y como consecuencia el caos. El caos o los planes de gobierno que es lo mismo.
Paralelamente a eso el hombre sutilmente dirigido por Mefisto, había inventado aforismos como el tiempo es oro. Aunque hay que reconocer que esa prisa productiva había nacido dentro de las sociedades protestantes, en aquellas que santificaban el castigo divino el trabajo.
Decididamente el hombre era idiota pensaba Mefisto. Pero gracias a su obra había sublimado sus malos deseos sus malas artes. Ahora la maldad como frasco de perfume, era cada día mas concentrada. 
Publicar un comentario