jueves, 9 de junio de 2016

De yogures especias y herbolarios


La Rapera me vende yogures ecológicos, Marisa bidillas me vende grano, pimienta y especias. Marisa-bidillas estudia para nutricionista y es vegana. Ella no lo sabe pero es una neurótica, ahora hemos cambiado los síntomas. Hace unos años algunos desequilibrios neuróticos conducían por el camino de la anorexia y/o la bulimia.

Hoy y probablemente con igual etiología las manifestaciones de "la neura" cambian. Hoy son veganos, amigos de la comida sana o de la bionutrición.
Recuerdo un vendedor de seguros, (un vendedor de seguros, vende inseguridad como parte de su arte) decirme con cara de pocos amigos:
Vosotros os alimentáis de cadáveres. -Hombre no siempre, respondí uno alguna vez ha comido ostras o almejas y eso si son vivas que si no lo son... Pero dispuesto a darle una lección guardé unas patatas en una bolsa de plástico húmedas y a una temperatura agradable y una vez iniciada la germinación y putrefacción se las llevé, y le dije:
Las plantas que consumes también son cadáveres. ¡Uf! Que cara de asco puso, fue una guarrada y un golpe bajo, pero uno de los rasgos de esas neurosis es repetir con frecuencia frases impactantes tan falsas como un programa político.
Pero de todas mis proveedoras la que mas me gusta es la del herbolario, es una mujer en el mas amplio sentido de la palabra. Tiene de todo en cantidad suficiente, quiero decir que tiene tetas culo y años en una excelente mezcla, algo que si hablamos de vinos, equivaldría a una excelente cosecha y una gran crianza. Mi amiga la vasca, Amaia, también es una mujer de esas con formas redondas y un alma de piedra...
Pero bueno, así son las cosas; o es lo que hay, que dicen ahora.
Pues bien esta última la herbolaria, me descubrió el uso de la cúrcuma para los dolores articulares. Yo mezclo, pimienta indispensable para que la cúrcuma haga su efecto, un poquito de miel y gelatina de huesos, eso como excipiente, aunque hay quien dice que la gelatina de huesos es ideal para la reconstrucción de los cartílagos. Con esa mezcla hago una especie de gominolas y tomo una al día, es sorprenderte el dolor articular desaparece al poco tiempo. Además la cúrcuma es hepato-protectora y contribuye a mantener el colesterol a raya.
En fin todo un hallazgo.

Publicar un comentario