domingo, 18 de septiembre de 2016

Edificios Públicos y su Nombre.





Veo con pesar, cómo la falta de gobierno, nos afecta en lo insólito. Cuando hay gobierno los próceres se crecen y el pueblo agradecido les dedica calles y avenidas, templos del saber como universidades. A este honor también tiene acceso el pueblo llano, y hay Universidades con nombre de Poeta.



Pero eso en el fondo solo es un agradecimiento póstumo que reconoce el mérito del hombre o la mujer (no jodamos a las feministas) a otros los honran con el grado Doctor Honoris Causa. Pero a mi me gustan mas las las dedicatorias de avenidas de carreteras y hasta de penatanos. Todo en loa de, de un homenajeado que ya suele ser difunto.

Cuando un régimen se perpetúa en el tiempo, tienen calle dedicada hasta los sargentos. Los sargentos son los que ganan las batallas, pero las avenidas se les dedican a los generales, que cosas pasan.



Lo que a mi me conmueve, esta relacionado con el mecanismo mental de quien propone o ejecuta el bautismo de un espacio o edificio público en nombre de algo alguien o los que elevan morcueros votivos en desagravio a la divinidad. ¿Os habéis planteado qué razón movió a Gaudí y sus modernos coetáneos modernistas a elevar su morcuero como Templo Expiatorio de la Sagrada Familia ¡Qué tendrían que expiar? Además del mal gusto modernista.



Pero hay un ejemplo, que traído por los pelos explica la pasión en dedicar misachicos y trisagios a los chicos del clan. Porque a fin de cuentas son los clanes los que promueven los dedicatorios a los pavordes (etimológicamente del catalán pa_borde por lo que elijo la ortografía del valenciano)



Pues si decía... pero mejor un ejemplo el aeropuerto de Madrid Barajas se llama ahora Aeropuerto Adolfo Suárez; se comprende porque Suárez fue el piloto de la transición que nos aterrizó en la democracia. Muy bien puesto, y no como el de Venecia que lo llaman Marco Polo sin que el tal Polo tuviese nada que ver con los aviones, aunque si con los viajes.



¿Y nos quedan sitios públicos? ¿Para darles ese carácter festivo y votivo y dedicatorio?

¡Claro! Y la vida se nos adelanta, que es un contento, por ejemplo d. Francisco Granados inauguró el Centro Penitenciario Madrid VII “Cárcel de Estremera” donde ha terminado por ser residente. Allí veo yo la ocasión perdida, ¡a qué espera! Instituciones Penitenciarias para llamarlo Centro Púnica, Trullo de fe púnica, o simplemente centro de Cumplimiento Francisco Grandados.

¡Venga, venga! No me digan que no les está saltando en la meninges un: Centre Correccional Jordi Pujol, o Galera (divorcio en coloquial) El Caloret Rita Barberá.



Autovía de Artur Mas, Loquería Pedro Sánchez, o Patio de Mariano Rajoy...
Publicar un comentario