miércoles, 6 de abril de 2011

Virutas de poema

Un bostezo rosado, el sol se despereza en un edredón de nubes. Amanecer, lluvia, viento. Los charcos son espejos donde se mira un día nuevo.



Como el junco que ama la ribera y se mece al compás del viento.  Así anda mi mente vecina de tu playa, acunada en sus deseos.


Darío

Publicar un comentario