martes, 26 de abril de 2011

Borges Graforismo

Proponía, en Facebook, María Teresa Lezcano uno de sus graforismos que copio literal:


“Escritor borgiano venido a menos cambiaría oximoron muy poco usado por un par de recuerdos inventados.”


Yo que siempre soy irreverente, me atreví a imaginar que recuerdo un Borges ya maduro en una escuela de braille recitando como un crio la grafía de su nombre en ese alfabeto. Así numerando los puntos se obtendría mas o menos esto:


Recuerdo las clases de Braille con Borges su recitar cansino de los signos, 1·3~1·4·5~1·3·4·5~1·2·3·4·5~1·2·3·4~1·4~2·3·5~ Borges.


Y la siguiente anécdota apócrifa, en la que Borges jugador compulsivo de su propia Lotería de Babilonia (texto de Borges del año 1944 publicado en ficciones)


“O aquella otra vez que jugando a la lotería de Babilonia, a Borges le tocó perder la vista”


Y continuaba Esos son mis falsos recuerdos; a ver el oximoron


Oximoron: La luminosa ceguera del maestro...


Siento si algún borgiano o borjense se molesta por que le doy mal trato a su maestro. No suelo respetar y no respeto ningún autor es mas grande o mas pequeño porque se le añada una crítica favorable o no. La crítica es una opinión mas de una vez, interesada Ni Quevedo puede borrar a Góngora por mas que lo denigra, ni Poe o Budelaire son dos bichos. Simplemente son poetas y allá cada cual con sus gustos. En este mundo la opinión personal es lo que vale. El Parnaso esta lleno de hornacinas donde anidan dioses poetas, sin que nadie sepa quien o porque los puso en ese sitio.


A fin de cuentas el poeta es un provocador de emociones pero esas, las emociones, son una reacción personal e intransferible.


Como estudioso de las emociones creo poder afirmar que se parte de una percepción sensorial. Por tanto hay emociones ligadas a los ocho sentidos un poeta diestro debería saber manejarlas todas las ocho y saber tejer con ellas un texto provocador iniciador. Todo con una sola herramienta el texto, la letra. A mi Borges cuando lo leo, me parece ciego y de una ceguera interna sus escritos no tienen la calidez de un lienzo y por eso quitada la vista expresar los otros siete sentidos es mucho mas difícil.


En fin lo siento por los borjenses, pero Jorge Luís a mi no me llena aunque reconozco que hay cosas de el que me gustan.


Darío

Publicar un comentario