martes, 24 de febrero de 2015

Sueños y democracia.


Soñaron un mundo justo. Pidieron un futuro esplendoroso. Decidieron cultivar la solidaridad la cultura y los valores y sembraron su semilla en una vieja urna electoral

Cuando sorprendidos de que las urnas solo dieron abrojos y zarzas, preguntaron al sabio de la montaña ¿Qué sucedía? Este contestó:

Habéis usado el recipiente equivocado. En una urna electoral solo se siembran ambiciones.
Lo que queríais cultivar solo se puede sembrar en el alma de los hombres.
Publicar un comentario