martes, 24 de diciembre de 2013

Personal

El camino es abrupto, con algo de vía dolorosa. Empinado áspero. Sientes el resuello y hasta crees que el propio vaho, es el responsable de la niebla.

Calígine emanada de tu cuerpo, de tu cerebro, que enturbia los perfiles de las cosas.

Mas hay un lugar en el camino, donde la memoria, es sustituida por la imaginación, y el recuerdo no existe.


Aprende a vivir tu voluntad en el ensueño.
Es el falso ensueño del pasado, que da perspectiva y profundidad. Construyes un recuerdo como debió suceder y proyectas un futuro a partir de ese pasado. Entonces estás creando estás escribiendo y si llevas el compás, mides el tempo, puede que llegues a la cumbre de la expresión ¡Estarás haciendo versos! Algunos serán buenos, pero en cualquier caso vale la pena el esfuerzo de luchar por el intento.
Publicar un comentario