jueves, 19 de diciembre de 2013

Viaje viejo

Visita a Lourdes a ver si allí tienen milagros económicos. Me dicen que no que eso era en Torreciudad. Me compro un Txapela para marcar diferencias con Arturo.
Txapela berri nunca roja
nunca carlina
no sea que te tomen
por barretina.
Encuentro una guía Michelinbazofia. Recomiendan el Hostal de toño o del moño bueno ya me entendéis. Figón oscuro como política de PiP (partido impopular) con el mismo olor a rancio.
Mesas de tabla, dicen que procedentes de un hospital de campaña de la guerra civil. Trinchadera que lo mismo sirvieron para sacrificar al cerdo que para servir un ágape funesto. Nada que celebrar. Ay croquetas de cocido, pruebo una magnifico refrito de col y morcilla con dos garbanzos. Cuando pregunto si son de cocido me dicen que si, que si quiero otra procuraran servirme una que contenga los restos de los fideos de la sopa.
Eso lo dice La Dolores nieta del dueño, que es cocinera y en este figón de carretera. Teresa de Cepeda decía que la vida es una noche en una mala posada. España es una comida en un cuchitril de carretera, con aires de restaurante y precios de estrellas Michelín. Políticas Rancias, políticos parvos señoras con peineta y Patio de Monipodio.
En el fondo se oye el rosario de blasfemias del dueño, un anarquista del 36 reconvertido en hostelero. Es el grito del pueblo en tanto gobiernos diputaciones y ayuntamientos se dedican a pelar al pueblo. Me miro al anciano, mira infinito con un ojo huero y otro lacrimoso que cubre sorda catarata. Creo que tararea la Internacional o el Himno de Riego...
Si abuelo, es la hora de tirarse al monte de barrer el país de miserables de iluminados de frescos aquí solo deben quedar mangantes y en la cárcel. La Dolores ¿cual? La de Calatayud, La Ibarruri la Cospedal. A este pueblo le sobran dolores, como le sobran banqueros.
Me pongo la Txapela berri que ya cuenta con un olor a sebo a rancio a figón a muermo.
Me encomiendo a San Ciu junto con Hermes patrón de los ladrones. Hay que tenerlos contentos y que nos envíen al mas benigno de sus siervos
Publicar un comentario