jueves, 17 de julio de 2014

Roma VI

Es casi el fin de nuestra estancia en Roma. Por la mañana, visita a Villa Borghese. Ya había comentado en este blog que Borghese es el apellido de una familia de ricos mercaderes italianos.
De ella surgieron guerreros filósofos un Papa (Paulo V) y habiendo papa diversos cardenales.
Y no es casualidad que en una familia acomodada y rica se produzcan estos fenómenos. No hay como nacer con las necesidades cubiertas para poder dedicar el tiempo a que te eduquen.
El fundador de la Villa fue Scipione Borghese Caffarelli sobrino del Papa PauloV y nombrado por él cardenal nepote. El Nepote (cardinalis nepos en latín) fue una institución desde Aviñón (siglo XIV) hasta 1692 cuando Inocencio XII los suprime mediante la bula Romanum decet pontificem.

La historia dulce de la iglesia, dice que este cardenal empleó su cuantiosa fortuna en reunir una colección de arte soberbia. La historia menos dulce dice, que esa fortuna, era difícil de deslindar del dinero de la iglesia ya que el citado cardenal era administrador del dinero de La Santa Sede. También se cuenta, que alguna vez se valió de amenazar a artistas y a otros propietarios con La Inquisición para obtener obras y servicios satisfactorios a sus deseos.

Yo lo dejaré aquí, me producen mareos intentar ver detrás de tanto fasto y tanta alhaja la imagen del pobre galileo, vamos no siquiera puedo imaginar a Pedro el pescador, transformado en parvenu en advenedizo. Por esas cosas de la vida, creo comprender, que tal vez la respuesta que da Cristo a la pregunta de Pedro Quo Vadis, Domine? En la novela homónima de Henryk Sienkiewicz. Ese voy a Roma para ser crucificado de nuevo, incluye el malbaratar el espíritu del cristianismo como se ha venido haciendo en Roma y desde aquella época.

Comentaré de pasada que en la cola para entrar a Villa Borghese me encontré con el “matrimonio” de la noche anterior. Ahora así a la luz del día la diferencia aun estaba mas clara. La pareja se lleva, seguro, más de treinta años. Por lo que pude averiguar el es un profesor de historia del arte, que tiene publicados varios libros sobre la pintura barroca. Ella Lolita era una alumna de sus cursos en una universidad poco conocida de la América profunda. En fin el amor los unió bendito sea el amor.
A Lolita le encuentro un cierto parecido a Paulina Bonaparte. Una mujer, que cuando le preguntaron como había posado desnuda para La Vénus Victrix de Canova contestó: ¡Ah ya no hace frío, además había una chimenea. Claro que a lo peor son imaginaciones mías, un sueño que mi Lolita se pueda equiparar a Paulina. Porque ella tanto durante sus dos matrimonios como en su corta viudez, no tuvo empacho de tener amores con lo más raso de la soldadesca y lo más “florido de la plebe”. 
Paulina Borghese
 

Roma me sigue mostrando su rostro de capital imperial. Lamentablemente los herederos de Cristo lo fueron también de un imperio, el romano. Hubo que hacer versiones adaptadas de la filosofía cristiana, para las filosofías en uso en el imperio.
La tentación de ser administradora del poder era grande, el poder temporal del papa y los poderes imperiales se mantuvieron en Trento. Dramático, sobre ellos se cimentó el derecho de conquista, el derecho a cristianizar, y a imponer la religión de Roma. Ahora no lo vemos con la profundidad que tenía pero El Emperador (Carlos I) y el papado se consideraban legítimos sucesores del derecho del imperio romano. Imponer su ley y su orden, poco importa si los conquistadores y los misioneros hacían su trabajo bajo la cruz y la espada o si usaban un SPQR (Senatus PopulusQue Romanus o Romae) el Senado y el Pueblo Romano o el Senado y el Pueblo de Roma. En que sustituiremos Senatus por Santa Sede y tan frescos.
Por eso me parece Justo terminar mi paseo por La Roma Histórica en esta Villa Borghese. En ella de alguna manera se unen el poder financiero de una familia de Nepotes, y el Emperador de los emperadores el trepa militar Napoleón Bonaparte, en realidad ni unos ni otros podían alegar ningún derecho histórico para detentar el poder.

Creo que me estoy poniendo serio, demasiado, y es cierto que no me gusta pero todas las revoluciones europeas del siglo XIX tienen sus raíces en un estado de cosas que la ilustración primero y el socialismo después intentaron dar la vuelta.

Me sorprende ver en las tapas de los registros de la ciudad las siglas SPQR de las que hablo antes, parece según me dicen que corresponden a las conducciones de agua potable. Ahora el ayuntamiento usa ese anagrama. El responsable de su introducción moderna fue Benito Mussolini. Lo cierto es que el Duce lleva los suficientes años muerto como para que muchos le reprochen nada. El fascismo en Italia como en Alemania llegó al poder y se ocupó de la obra civil. Una forma de crear puestos de trabajo. ¿Pero que piensan los romanos de su historia reciente y pasada?
 
Pues se lo toman con un gran sentido del humor, están seguros que cualquiera que sea la interpretación que se hace de la historia de Roma ocupan y ocuparan un lugar preeminente. Tal vez convencidos de que todo el mundo tiene algo que decir sobre ellos integran con humor cualesquier versión. Así el SPQR lo traducen por Sono Pazzi Questi Romani que traducido significa: Están Locos Estos Romanos. La frase que popularizó Obelix el célebre personaje creado por Albert Uderzo y René Goscinny. Creo que La Ciudad Eterna se complace con cualquier opinión que se tenga de ella aunque esta sea la de dos insignificantes pero irreductibles galos. 

Publicar un comentario