martes, 29 de julio de 2014

Tótem y Tabú CIU 2014

Era ayer que escribía en el otro blog sobre Baltasar Gracián y Gómez Pereira.
Estamos a un siglo y medio de la eclosión del renacimiento. Se recuperó la filosofía y el silogismo, pero el humanismo pedestre, consideraba que la mente del hombre los podía todo. Así todo eran causas y efectos potencias y actos. Pero ninguno se acercaba a experimentar. Tal vez Galileo había explicado cosas que había descubierto por la observación sistemática. Por el experimento, casi la cuesta un disgusto con La Inquisición porque; toda verdad estaba en La Biblia y todo conocimiento científico también.

Supongo que esta actitud solo es una consecuencia del pode omnímodo de La Iglesia Católica. Todo pasa por su supervisión y censura.
Gómez Pereira médico filósofo teólogo y licenciado en los dos derechos, nos sorprende con os conocimientos de anatomía bastante avanzados para lo que era la época. Recordemos que a la iglesia le molestaba y prohibía la disección de cadáveres. A pesar de ello Pereira tiene unas aproximaciones a la estructura del sistema nervioso sorprendentes. Dice que todos los nervios nacen del cerebro y se atreve a bosquejar un cerebro donde las habilidades humanas están alojadas en el lóbulo frontal. Aunque no acaba de desprenderse de la teoría de los humores Hipócrates aun velaba desde la historia por la conservación de sus sandeces.

En fin son cosas de la ciencia, hoy La Vanguardia dice que algunos altos cargos de CIU no han dudado de indicarle a J. Pujol el camino de la puerta. Y esto es un arcaísmo, un tribalismo “tribualidad parece que sería más DRAE”. Algo propio del paleolítico o antes. Freud que fue un médico del siglo XIX aunque vivió en el XX, y que fue psicoanalista -glorioso invento suyo- nos dejó una obra titulada Tótem y Tabú.

En ella y aun a pesar de que Freud, nunca estuvo en contacto con ninguna tribu, de las que mantenían cultura paleolítica el tio Segismundo; que hablaba de subconsciente como los escolásticos del alma, es decir de oídas. Explicaba como el animal tótem era considerado el ancestro de la tribu. También como periódicamente, ese ancestro es sacrificado por la salud y los pecados de la tribu. ¡Si os estoy liando un poco! Porque ni es esa la descripción que Freud hace. No es exacta pero vale para aproximarnos a la realidad catalana, en ella el viejo tótem es sacrificado por el perdón de los pecados de su pueblo.
¡No sigas! Ya se que ahora ves un poco más claro donde apuntaba el padre del psicoanálisis, a dos mitos de la cultura judaica, que nacen del chivo expiatorio. Hoy al chivo ese lo llamamos -cabeza de turco-.
Pues bueno eso que los de CIU están dispuestos a sacrificar al Tótem a sacrificar a Pujol, para que todo siga igual, para que los pecados de su pueblo se perdonen. Para poder seguir haciendo lo mismo. ¡Curiosa manifestación judeo-catalana, de la cultura democrática! Porque conviene recordar que expiar procede ex-pius lo que se sale o no es pio. Teniendo en su origen romano el significado de: pio piadoso, que cumple los deberes para con sus padres y los dioses, el justo; el que tiene sentido del deber...
Pues en ello estamos la ex-piación de Jorge. Muera el tótem or la salud moral de su pueblo, que mañana ya encontraremos otro que nos libre de nuestras culpas.
Y mientras a vivir que son dos días que mientras el pueblo no tome la calle vamos bien.
Publicar un comentario