martes, 16 de septiembre de 2014

Mientras espero pienso o tal vez pienso mientas espero

Se imponía una recapitulación y planificar el siguiente viaje de Laura.

Unos días de reflexión, concluyeron aquel primer periplo por el infierno.



Cuando se hace un viaje y mas cuando se viaja a pie, como lo exige el protocolo de centauro, se adquieren nociones y vivencias nuevas.



Hoy se viaja a tontas y a locas, con poderosos medios de transporte, que tienen el defecto de arrojar al viajero a sus antípodas en breves horas.

Así el viaje no es didáctico, se arranca al individuo como si fuese una planta sacada del semillero y se siembra a kilómetros de su casa en otro ambiente en el que cuidadosamente se ha imitado su hábitat.

El viajero encuentra las mismas hamburguesas pizzas o el mismo döner kebab. La veintena de tiendas que como Louis Vuitton o Carolina Herrera juegan a extender el ensueño de una aldea global.



Si el nacionalismo era una enfermedad que se curaba viajando como decía Baroja (el nacionalismo viajando y el carlismo leyendo). Hoy lo de viajar es mucho más anodino. Ya no viajamos como Azorín Pla o Cela. Viajamos en un

vuelo barato a un destino adocenado.

Azorín tenía un mundo en Castilla. Pla viajaba a pie por su Ampurdán, y Cela hacía un universo de la Alcarria.

Porque viajar aunque solo suponga alejarse unos kilómetros del terruño ayuda a percibir otras realidades.



El viaje de Laura, como ya habéis supuesto es interior. Un viaje profundo a la creencia, un viaje a los cimientos del individuo.

La técnica del viaje es sencilla tan sencilla que es difícil. Es leer a dúo,un texto clásico. Mejor que sea muy conocido y pasto de los exegetas durante varios siglos.


Los individuos, a pesar de ser diferentes, crecemos como ese plantón del que hablaba antes en un semillero. Un semillero de creencias de prejuicios (porqué no confesarlo) algo que tiende a hacerlos homogéneos. Una cultura, solo es una alberca de gestos y números. De ritos y como decía Freud de prohibiciones de vetos.

Por eso aunque se presuma poca diferencia hay que buscar lecturas, que por el tiempo pasado desde que escribieron, se supone que se puede encontrar visiones con diferentes perspectivas.



El viaje centauro te conduce a revisar los cimientos lo que otros llaman subconsciente, te lleva directamente a cuestionar cada una de las piedras de tu edificio. Pero sobre todo te lleva a comparar tu hoy y tu experiencia con lo que eran realidades de otros tiempos.



Laura respondió muy bien. Enseguida con gran pericia, aprendió a manejar sus fieras internas. Cuando un lobo, una pantera o un gorila atenazaba su personalidad Laura lo dejaba sin fuerza.

Pequeño sentimiento, a fuerza de ser recurrente pensando y repensado

se hace mayor hasta que termina en lo obsesivo.



Los monstruos internos viven en y de nuestro pensamiento a costa de nuestra energía nerviosa. No son otra cosa que la sublimación de hábitos y vicios.

Una retraso en detener una conducta cómoda -pero perjudicial- termina por instalarse como respuesta automática, como reflejo. Mas tarde puede tomar esa forma animal que yo le había subrayado en el Infierno Dantesco. Termina por esclavizar la mente y ni siquiera eres consciente de ello. Todo son estereotipos. Los hombres las mujeres los gitanos o los suecos...



El Alma:

Hacemos un alma con grados, con niveles. Distribuciones categóricas

Si las plantas tienen alma -yo así lo creo- su alma es el principio vegetativo.

-¿Animales tienen alma? Es el principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, y sensitivo de la vida.

-¿Hombre tienes alma? Entonces ella organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida.

-¿Centauro tienes alma? Si, mi credo dice que es un destello arrancado del principio de principio de principios. El alma centaura te permite indagar lo vegetativo sensitivo y lo intelectual. Buscar la razón de razones. A la luz del alma todo cambia y todo es lo que es y no lo que parece.



¡Uf! A ver como se lo explica Laura a sus futuros alumnos; porque yo, que se lo explico a ella, poco lo entiendo. El alma es un sentimiento abstracto pero no subjetivo. En lo subjetivo entra la educación la cultura. Aunque sé que lo siento.



He eliminado en esta historia, y de común acuerdo con Laura toda la parte relativa al gorila. Zoomorfosis mental tejida sobre el abandono de su cónyuge y su posterior divorcio.

Son cosas a las que obliga el juramento centauro. Algo parecido al juramento hipocrático. En nuestro caso mucho más duro. Allí donde los discípulos de Galeno hablan de no revelar lo que sus ojos vean, nosotros leemos lo que nuestra imaginación crea para uso exclusivo de nuestros pupilos.



Por encima de la ética, hay una razón mucho mas grave. Esta es que la simbólica usada no tiene el mismo valor para cada individuo. No es lo mismo el gorila de Laura, que el que pudiera crear otra persona para sí.

Solo vagamente se pueden usar arquetipos como el escarabajo pelotero del que hablaba ayer. Y aun así, al interpretarlos como propios, se termina por ponerles apellido. El escarabajo, que amasa fortuna, como bola de excremento para depositar allí los huevos de la siguiente generación, no tiene el mismo sentido particular en distintos sujetos.

El arquetipo pelotero no es el mismo para un político para un empresario o para un banquero. Por eso os advierto que esta narración aparece mutilada u difuminada en ese aspecto.

Originalmente debía representar Al Poeta Dante ante Las Puertas del Infierno.


Durante aquellas esperas mi situación, era horrible. Ahora leo que escribí:

No tengo apetito y duermo poco, sin embargo, mi estómago está bien. El sueño llama a mi puerta a horas raras. La sensación de dolor y soledad son insufribles.

Mi debilidad es tan grande, apenas puedo hacer vida normal. Se diría que deliro. El desasosiego me hace caminar kilómetros y kilómetros sin rumbo.

Andar... pasear por la ciudad y escribir en cualquier sitio sobre cualquier objeto. Servilletas de bar tarjetas de transporte público cualquier cosa.

No puedo apartar de mí las preocupaciones estará bien ella. Las ideas acuden como enjambres de abejas, me pican me espolean.

Me quejaría a Dios de mi estado y sufrimiento. Si hubiese uno o varios de esos dioses de esos que inventan las religiones. Dioses a los que se soborna con un sacrificio. Con los que se chalanea con una limosna. Esos cuyo clero vende un cielo o un infierno en incómodos plazos. Como quien compra una parcela edificable.

Yo soy de Dios tengo parte de la chispa divina que creó todo. Pero eso de parte es una forma de hablar. La chispa, la luz, el verbo, no tienen partes son y ya está.



Tampoco tienen tiempo, es un presente continuo. Como voy a sobornar a Dios para que me de en el futuro... si para el no hay futuro.



Dios el verbo la chispa es presente. ¿Quién eres? Ego sum qui sum -Soy el que soy- soy en mi ser. Como contestó la zarza ardiente a Moisés.

Yo participo de ese ser, y otra vez la soledad del ser y Laura. Laura es mi hija ahora espiritualmente es mi hija. Y es mi amante y es mi compañera.

Todo mi esfuerzo es para ella para empujarla por el camino del ser. Pero hasta que ella llegue a su eclosión yo estoy solo, sin hijos, sin amigos, médico ni sacerdote, sin nadie. Solo yo y mi soy esperando al suyo.



Publicar un comentario