miércoles, 29 de junio de 2011

Siete y setenta veces siete

Como digo en mi respuesta a El Trasmonte. Ya solo me queda un post para esta tierra.


¿Qué hay de mágico en el Arlanza o en el Mataviejas?


Hago debe haber... aunque solo sea por el tiempo que hace que el hombre recorre esas tierras.


Si la Abadía de Silos y la de San Millan, están unidas por la persona de Santo Domingo. No es menos cierto que las glosas Silenses,  pudieron tener origen en San Millan. Hay otro común denominador la lengua Gonzalo de Berceo que también anduvo estos parajes.


Pero no es de lengua sino de números lo que hoy toca; porque si Los Siete infantes de Lara, es con toda probabilidad el primer Cantar de Gesta de Castilla, aun con raíces germanas, y su lengua la castellana une Silos y San Millan, también la historia arcana une Lara de los Infantes con el monasterio de Suso, donde ya dije que estaban los sepulcros de los siete. Por mas que esos sarcófagos nunca contuvieron nada.


Siete siete siete; numero arcano de profusa aparición en La Biblia y en El Evangelio. Siete son los hermanos Macabeos, siete los dolores de la virgen, siete los pecados capitales, siete los sacramentos, y siete los dones del Espíritu Santo.


Siete los infantes y siete los colores del Arco de Iris, que dicho de pasada, es una deidad prerromana de los iberos.


Tal vez los sarcófagos sean objetos de un rito iniciático que hoy nos pasa desapercibido.


Desde las ásperas tierras de Soria, pasando por San Millan y por esta zona del Mataviejas y Arlanza, encontramos lugares aptos para la vida retirada. Los eremitas ya estaban por estos parajes, cuando los Condes de Castilla o Chindasvinto se dedican a crear cenobios. El terreno buscado por estos hombres, es muy parecido al que en las religiones precristianas usaban los sacerdotes, los druidas los conocedores de la naturaleza. Bosque agua cueva. Aquí quedan abundantes toponimias que hacen mención a la cueva.


La mas notable aunque no mas clara es Covarrubias; dicen que del el latín cova ruber cueva/s roja/s.


Los otros topónimos se identifican literalmente.


Lo cierto es, que estos puntos mágicos, en que habían ciertos cultos desde la mas remota antigüedad, siempre cuentan con dos componentes un suelo áspero una tierra indócil y agua. Agua que labra sugerentes parajes.


Cerca de Santo Domingo de Silos detrás del monasterio desde el arco medieval parte el camino que paralelo a la orilla del río Mataviejas se acerca hasta La Yecla. Este es a mi entender un sitio que reúne las condiciones para ese retiro mágico.


[caption id="attachment_779" align="alignleft" width="225" caption="Congosto o barranco de La Yecla"][/caption]

Por cierto también en esta zona hay un cristo crucificado sobre un árbol como en Puente la Reina (Navarra) al principio del camino jacobeo. Iconografía Esotérica.


Darío


P.D. Hay otros caminos... pero están en este.

Publicar un comentario