jueves, 2 de junio de 2011

Y II En Galicia se habla una especie de dialecto que difiere del castellano en convertir en u cualquier o…

Me gustó este título. Es muy gráfico para expresar la ignorancia que ese político imaginario entrevistado por Fernandez Flórez tiene de lo que entonces se llamaba regionalismos.


Quien les iba a decir a los españoles de esa época que antes de que se cumplieran 100 años tendría Madrid un gobierno autónomo. Las covachuelas, que habían servido para gobernar un imperio en el que no se ponía el sol se multiplicaban ahora para administrar una comunidad de 6.458.684 habitantes de los cuales 3.213.271 habitan en la capital.


En el fondo ese es el problema hace falta ser un país muy rico para pagar Gobierno Central Autonomía y Ayuntamiento por cada 6.000.000 de habitantes de promedio. Pero lo mas bonito este debe ser un país muy culto para que se de tal número de eruditos. Para tener tanto estadista. La conclusión es obvia: Hay muchos listos o somos un país de tontos por mantenerlos.


Y como no todo es Fernadez Flórez.


Pidiendo prestado a Emilio Zola su titular. Yo acuso


 Al gobierno español de inepto e ineficaz.


Acuso al PSOE de ser incapaz de ver como partido y solo ver por la óptica de sus dirigentes.


Acuso al PP de falta de combatividad y divorcio de los principios liberales.


Acuso al PNV de maniobrar contra el gobierno para conseguir la hegemonía en Euskadi aun a costa del descrédito de las instituciones.


Acuso a CIU de practicar un doble juego en Madrid y en su gobierno en Cataluña.


Acuso a la banca, de usar sus recursos en beneficio de sus consejos de administración. Por encima del interés de la sociedad de la que viven, siendo parásitos en vez de ser colaboradores del desarrollo y acuso especialmente a las cajas de ahorros a las que se les supone una raíz social y una reinversión de sus beneficios en su Obra Social.


Los acuso de ser asociales, explotadores de la necesidad y faltos de la mas elemental ética.


Pero en definitiva acuso al pueblo español, por simple, bobalicón y tragaldabas.


Darío

Publicar un comentario