viernes, 24 de abril de 2015

Memorias de Brasil Celso Castilla.

Dancing WITH Natana Memorias del Brasil
Por Celso Castilla.

He dejado entre paréntesis la intoxicación de esos cigarrillos que saben a literatura. La antigua ciudad que me disfrazó, el concepto de mama, el hogar maldito hogar, las noches de insomnio, los grandes lienzos, todas esas mujeres atravesadas en la garganta, el mate matinal, el reloj de pulsera, cualquier referencia de había-una-vez...

Me he despedido a mi mismo con un pañuelo rojo en una estación flotante.
He empaquetado todos mis enseres y toda idea que he querido pretender de mi mismo. Y las he enviado a la ciudad de donde una vez salí. Ahora perdido, tranquilo y solo, piso arenas que no son mías, descanso en ventanas que no me importan y el escuchar flamenco cobra una novelesca relevancia.

No controlo gran parte de lo que ocurre, y no quiero hacerlo.
Prefiero bailar con Natana, cerrar los ojos y girar. Dejarla que me pise tiernamente y me diga cosas que no quiero entender. Sé que cada paso que emprenda, será un principio, un determinante en la ecuación.
Incluso en aquel baile de pieles había un consuelo matemático que era igual a cero, extrañas armonías.

Ahora he de volver a la autopsia de mi cuerpo, de mis palabras, del nihilismo europeo y a la posmodernidad. Porque he contraído deudas de sangre con mi autodesprecio. Estoy ansiando unos de esos tugurios húmedos que solo tienen un colchón viejo en el suelo, para irme mas lejos aún.
Publicar un comentario