miércoles, 28 de julio de 2010

Anti taurino una lamentable seña de identidad

Ironizaba yo sobre la prohibición de los toros en Cataluña en un comentario en el blog de Martes y Trece que dice así:

Si, la historia se cumple una vez mas. Es como no, el valiente pueblo catalán o sus representantes los que tienen que tomar una decisión pionera y audaz.
La imperiosa necesidad de que hablen de ellos aunque sea bien, el complejo de inferioridad de estas gentes los hace tomar posiciones siempre controvertidas y sobretodo ridículas.


Pero son decisiones que les parecen progresistas y sobre todo catalanas. Hay que reconocerlo ellos son así además de otras cosas. Dialogantes demócratas, abiertos y por encima de todo frustrados.

Pero el aviso estaba allí. Algún iluminado vio le toro de Osborne lo identificó con España y los coches catalanes se llenaron de burros.

Y creo que se debe continuar.

Mal está un pueblo que busca su raíz siendo anti. Anti español anti taurino. En realidad antipático.

El otro día el “sobrao” aplaudía la victoria de Almanzor sobre los cristianos y ello porque ese ejercito era de Castilla. El ignorante olvida; que ese mangante y amoral caudillo islámico. Antes de la batalla de Cervera (Burgos) había rendido Barcelona en un fin de semana, que el conde del lugar si alguna vez lo hubo, debió salir por patas en que le dijeron que había turbantes en el Bruch.

Que después de asolar y saquear Barcelona durante 8 días y la derrota del “glorioso ejercito” barcelonés. (Eso fue el día 6 de Julio del 985). Se retiró

Y es normal, porque lo que este señor no entiende es, lo glorioso de la batalla de Cervera, consiste por primera vez diferentes ejércitos cristianos pelean juntos.

Es alarmante pero real ¡Como va un “nacionalisto” a entender eso de aliarse con alguien de su credo y sangre!

Luego se ufanará de las glorias de la Corona de Aragón como si La casa Condal Barcelonesa fuese artífice de algo. Olvida que el reino de Aragón, se desgajo de Navarra y después fue vuelta  esta a integrar en el.

La corona aragonesa tenía como primera opción, la unión de los linajes Navarro Aragoneses con los Castellanos.

Por ello, Alfonso I el Batallador, casó con Urraca I de León. Ambos segundones en la linea sucesoria, por azar  ella reina heredera del trono Castellano y el Él Aragonés.   Hubo demasiados intereses de la nobleza Urraca como reina, debía tener un hijo son castellano leonés. Alfonso otro tanto.  Por eso y solo por eso, la corona aragonesa terminó en la casa condal barcelonesa. [Que pasó sin pena ni gloria, hasta que llegó la casa de Montpellier] y Jaime I el conquistador.

Es normal que haya inquina porque hubo que llegar al año 1231 y con un fuerte ejercito aragonés para repetir la hazaña que había hecho un grupo de mercenarios en 1092 con Rodrigo Diaz de Vivar El Cid al frente. La conquista de Valencia.

Por cierto, cuando El Cid sufrió el destierro,  parece probable que ofreciera su experiencia militar a alguno de los Condes de Barcelona los hermanos Ramón Berenguer II y Berenguer Ramón II. Que naturalmente lo rechazaron.

Por esas cosas de la vida.  El Cid terminó guerreando para Al-Mutamán rey moro de Zaragoza y que en medio de una refriega de hermanos Zaragoza Lérida,  ganó la batalla de Almenar, en la que hace prisionero al conde Ramón Berenguer II. La entrada en Zaragoza de Rodrigo Diaz, vencedor y con el conde de Barcelona preso fue lo que hizo exclamar a los moros zaragozanos el grito Sīdī (mi señor) de donde le quedo el sobrenombre castellaniazado de Cid.

Y es que la historia, bien mirada, lo explica todo. ¿Verdad qué es para tenerle manía a todo lo castellano? Cuando la historia no te favorece, solo se puede ser anti anti-taurino, anti Español. Ese es el problema de muchos catalanes; que conociendo lo endeble de sus posiciones históricas, solo pueden identificarse con el anti porque propio lo que se dice propio hay muy poco.

Darío

Revisado 18:04  29/07
Publicar un comentario