viernes, 2 de julio de 2010

El Camino II

En el post anterior había dejado la religión cristiana en un escenario dominado por otras creencias.

Por una parte las religiones influidas por el hinduismo, tenían su base importante en las tríadas divinas. Zarathustra con su mazdeísmo aportan principios maniqueos con el bien y el mal como divinidades protagonistas. La filosofía griega Platónicos y Aristotélicos hablan del alma. Eso debe convivir con las creencias paganas el culto druida y los ritos y pompa hebreos griegos y romanos. El resultado: Ser la religión de moda, de la que todos hablan sin conocer mucho. Se ven obligados a explicar Platón, Aristóteles, cristianizar usos y creencias a la par que se crea la sociedad religiosa.

Por si esto fuese poca complicación, la conversión de Constantino y el edicto de Milán ponían al cristianismo junto al poder temporal.

Por si fuese poco la tentación de algunos eclesiásticos para usar el poder civil para sus fines. Entre otros y tal vez el mas peligroso terminar por condena civil con sus enemigos.

Así fue como la religión del amor, comenzó a recabar sentencias condenatorias del estado. La decapitación el fuego la tortura fueron el premio de disentir de la élite cristiana. A cambio la nueva religión comenzará a bendecir las guerras e intereses políticos de los gobernantes.

Entre los primeros muertos en esa lucha se encuentra Prisciliano, a este se le supone gallego de Iria Flavia. Narrar la vida de Prisciliano no es el objeto de este post. Lo que nos interesa es que es el primer cristiano del que tenemos noticia condenado por un tribunal religioso y entregado al poder secular para su ejecución, es decapitado en Treveris junto a otros seis compañeros. Naturalmente confiesa en el tormento sus errores, su herejía.

Las acusaciones eran de practicar la brujería, la astrología, y doctrinas gnosticismo. La brujería es de capital importancia, ya que permite la expropiación de todos los bienes del condenado. Algo interesante las arcas del estado y de la iglesia.

La astrología difícilmente, se podría considerar pecado puesto que entre los primeros adoradores de Jesús en Belén hay unos magos o estrelleros que han visto en el cielo la señal de su nacimiento. Por tanto no se condena la astrología sino el uso que se hace de ella. En otro orden de cosas, el rito cristiano se viste con las galas de otras religiones. A Jesús en el evangelio no se le ve revestido con atuendos y ropas de lujo. Ni para orar al Padre hace falta otra cosa que la palabra. El lujo, la parafernalia ornamental del cristianismo no es algo propio.

En cuanto al tema de la adoración panteísta, los sitios sagrados y todo lo demás tampoco es lago imputable al cristianismo.

Y volviendo a Prisciliano. Es decapitado, sus discípulos dicen tomar su cadáver y llevarlo a su tierra natal Iria Flavia. El mismo sitio donde la leyenda cristiana hace llegar cuerpo de Santiago. Sobre el camino y el culto. Sobre las creencias y ritos paganos asociados a la peregrinación Jacobea hablaré mas tarde. La iglesia en Galicia ha conservado muchas creencias curiosas.

Darío
Publicar un comentario