miércoles, 7 de julio de 2010

Sorpresa al principio y al final del camino

Comprendo que los escritos anteriores han sido especulativos, con poco contenido empírico. El Camino de Santiago está lleno de construcciones como señales superpuestas; que algunos atrevidos interpretan con ligereza.

Es común leer que La Orden del Temple, no solo fue custodia de peregrinos, también fue mecenas de artistas que dejaron su obra sacra como testigo de un conocimiento oculto.

Asociar los maestros canteros constructores a la orden del Temple y/o a la masonería es un lugar común. Hacerlos descender directamente de los constructores del Templo de Salomón es una pretensión vana.

El Templo, el original, se levanto según parece sobre el año 960 a.C. Sufrió profanaciones y fue destruido totalmente por Nabucondonosor II; allá por el 587 a.C. Al regreso del cautiverio en Babilonia los judíos reedificaron el templo. duraron las obras unos 20 años, después del retorno entre entre el 535 a.C. (unos dos años después del retorno) y el año 516 a.C.

En tiempos de Herodes el Grande (19 a.C.) el templo de 500 años presentaba algún deterioro, por cual, Herodes ordenó su reconstrucción y engrandecimiento. En realidad fue un nuevo templo sobre el terreno donde estaba el primero.

Jerusalem y el Templo fueron destruidos por Tito en el año 70 d.C. y Jerusalem vuelta a arrasar por Adriano en el 135 d.C.

Si a eso se le añade la invasión del Islam parece muy arriesgado pensar que pudiera quedar algo del Templo primitivo visible a simple vista.

Lo mas exacto, que nos queda es la descripción Falvio Josefo. La descripción que Josefo hace del templo, es la que haría, un personaje que:

Fue designado por el Sanedrín de Jerusalem como comandante en jefe de Galilea, organizando su administración y defensa. Capitulo en el verano del año 67 ante Vespasiano, regreso con el séquito de Tito, hijo del primero (70 d.C.), y siendo testigo ocular de la destrucción de Jerusalem y del Segundo Templo -participando como mediador entre ambas partes-.

Roma, tenía en todo su imperio, ingenieros militares, especialistas en obras públicas y artistas pintores escultores suficientes como para dejar la huella cultural que aun=)) hoy vemos.

La pregunta es obvia ¿Podía existir en el Templo algo no comprensible ni imitable por los constructores romanos?

La caída del imperio en manos bárbaras implica la pérdida de los gustos de Roma. El hundimiento económico de un sistema y por tanto el abandono de las artes incluida la arquitectura.

¡No tan deprisa! Quedaban modelos, templos acueductos y construcciones suficientes para ser un libro abierto. No hacía falta el estudio ocultista, debieron quedar suficientes artífices -pontífices- como para conservar las técnicas de construcción.  El imperio romano de oriente aun continuó vivo unos cuantos siglos.

Es posible que quedasen cofradías de canteros pintores estatuarios; yo creo que si. Sin el esplendor del imperio pero personas capaces de construir las hubo.

Para muestra un botón.

En el Camino Francés a pocos Km. de la raya de España hay una ciudad con nombre dividido Oloron- Sainte Marie. Su nombre se debe a que la villa estuvo dividida bajo dos autoridades Oloron, la civil, bajo dominio del el Vizconde de Béarn. Y la eclesiástica, bajo el mando del obispo Einne de Lavedan, Sainte Marie.

Lo que llama la atención al peregrino, es la catedral románica de Sainte Marie. Inicada 106o hecha bajo, el obispo Etienne de Mauleon. Al que su sucesor Roger de Santis en el año 1102 da fin. De esa época es la magnífica portada que reproduzco.



Si parece un boceto del Pórtico de la Gloria.

La distribución y temas. Los ancianos del Apocalipsis. Todo evoca una obra a la que el faltaban 86 años para nacer 1102 - 1188.



Pero en el año 1102 no existían aun los Templarios como orden y pocos caballeros participantes en la Primera Cruzada habían regresado ya. Para mi es una prueba de que el conocimiento y las ideas estaban aquí en Europa. El desarrollo económico tiene mucho que ver con la manifestación artística y religiosa puede que se importen técnicas y lujos. Pero de allí a suponer que llego de oriente un saber arcano, hay unas cuantas leguas, casi tantas como las que hay entre Oloron y Santiago de Compostela.

Y ya que estamos, no dejéis de visitar la bonita ciudad del Bearn. por que Santiago seguro que lo conocéis ¿Verdad?

Darío

Publicar un comentario