viernes, 30 de julio de 2010

SE ANTI QUE MOLA MAZO (puede herir tu sensibilidad)

Lo de ser anti algo no es nuevo, de antiguo se podía ser anti-patriota, anti-semita, anti-clerical, anti-fascista. Ser anti es fácil, se llega en cuatro sencillos pasos




  1. Desarrollar un odio visceral contra algo o alguien. Tan sencillo que hasta un borderline lo entiende bueno en realidad lo mejor es comportarse como si uno tuviese un LTP.




  2. Hacerse una idea sesgada de la realidad, para ello hace falta algo mas de inteligencia pero no un derroche.




  3. Esto es lo mejor, convencido de la superioridad de las ideas propias y mucho mejor en grupo se adquiere el derecho a castigar prohibir las ideas de otro. Es mas se puede emplear el calificativo de lo odiado de lo distinto como insulto. Se puede calificar de ser lo contrario, de ser abominable a cualquier persona que no piense como nosotros.




  4. El cenit se alcanza cuando totalmente convencido de estar en lo justo se dicen cosas como aquella del Sheriff del Oeste. “No te preocupes muchacho tendrás un juicio justo y serás ahorcado”




Hoy gracias a estos sencillos principios y la frenética actividad de nuestros políticos se puede ser anti-abortista, anti-estatut, anti-tabaco, anti-catalán anti-español.


Lo único que hay que pagar es una negación al raciocinio. Renuncia al pensamiento independiente. Pero ¿Para qué perder tiempo? Mientras lees esto ellos están allí en la plaza de toros,  judíos burgueses, capitalistas y hasta el clero, fumando sus puros, mientras disfrutan del sufrimiento de un pobre torito. Vamos vamos ¿No los oyes? Están allí envueltos en sus banderas rojas y amarillas ¡Fascistas! Cantan canciones de amores obscenos machismo puro, nada de un amor homo como el nuestro...


Yo no me veo capaz de convencerlos. Como les demuestras que el estatuto catalán es una burla a la democracia. Como que los señores del tendido 7 no son judíos ni fumadores.


Como les dices que por muy feroz que parezca, la vara del picador lleva un tope. Que las heridas que provoca, son menores que las que el animal podría sufrir en la dehesa a cuernos de otro toro y en la lucha por el dominio de una vacada. Que no muchos pero hay toros, que su bravura les hace ganar el indulto, y que a pesar del castigo salen del ruedo con una ovación, se les cura, y viven el resto de sus días para la reproducción.


En fin como explicarle a esa encendida anti-taurina, que de la mano de Freud el toro es el animal tótem de la cultura mediterránea. En fin que que tal si se tumba en el diván de  Freud y psicoanalizamos las relaciones con su padre...


Ayer añadí a un post un comentario. La idea era esta, pienso que vale la pena repetirla.


Los toros se viven o no. Es una experiencia subjetiva. Yo no voy, pero hubo un tiempo que me llevaba mi padre. Él era aficionado, alguna vez fui al hotel a ver vestir al diestro.


El torero solía desayunar, a eso de media mañana se celebraba el sorteo de las reses, a el suele ir un peón y/o el apoderado. Traen la primera noticia, Maestro que le ha tocao el mejor lote, el 48 y el 52, bonitos con hechura y trapío, pa lucirse hombre.


Luego un descanso hasta la hora de vestirse. En la habitación sobre la mesilla 20 o 30 estampas, El Cachorro, La macarena, la virgen de... presiden la ceremonia. Las medias, la camisa, la taleguilla, la chaquetilla. Atarse los machos, ¡Ah el moñete y la montera! el mozo de estoques sube, ya está todo en el coche maestro cuando quiera.


He estado en el callejón con ellos y con las cuadrillas se despliegan los capotes se prueban, hay miedo. Los aplausos no se oyen. Un momento de oración, la capilla de la plaza la virgen/es o le cristo/s. Una mirada de reojo a la enfermería ¡Uf el mal fario!


Se sabe que se puede morir, se forma detrás de los alguacilillos, los matadores delante por antigüedad Los banderilleros peones y los picadores. Las  gargantas secas. La montera y el paseillo. ¡Que Dios reparta suerte!n particular a mi me gustan más las corridas de rejones. Ver a un hombre, dominar a dos animales a un tiempo. Al toro y a la montura.


Pero si tengo que decir -toros no- es por esto.



De todas las cosas que decís los no taurinos, la que mas duele es que calláis, que en esa situación, un hombre puede morir.


El hombre lo sabe y lo acepta. Eso es lo que hace grande a la fiesta. O la hace una animalada. Sería bueno que alguna vez los anti-taurinos defendiesen al hombre. Puede que entonces creyese en vosotros en vuestras razones. Por extensión, si los anti-defendiesen la humanidad sería otra cosa.


Darío

Publicar un comentario