viernes, 23 de julio de 2010

Zp en Shakespeare Ser o no ser...

Zp declara esto enlace

Parece una pesadilla y seguro que para el lo es. Inventarse a diario una posición ideológica una justificación para permanecer en Moncloa.

La sandez, la estupidez contagiosa ha sido el lema de las legislaturas de este señor, mezclar churras con merinas y el rock con el sexo de los ángeles. Por si fueran poco las palabras de de La Vega sobre el triunfo en el Mundial. Ahora el que prometió defender la constitución. Se sale por peteneras con estas declaraciones.

¡Pero hombre de Dios! Si es usted el garante de la integridad de La Constitución por el poder que tiene en el Ejecutivo y el Legislativo. Como se le ocurre crear un conflicto de intereses tal.

La Constitución se puede modificar, para que tenga cabida el Estatut. Esto algo que el gobierno y las cámaras pueden  proponer.  ¿Qué interés tiene usted en provocar la crispación? ¿Qué interés tiene usted en enfrentar leyes?

Yo solo encuentro una. En su loca huida hacia adelante, ha llegado usted a un punto en que su mendacidad compulsiva, alcanza el grado de la doble personalidad. Un subconsciente que le domina en las auto-justificaciones. porque no quiere admitir la incapacidad formal de su ego para gobernar.

Le problema es grave. Ya no se trata de que usted parezca usted el púgil grogui que va por el ring esperando el ultimo golpe. El problema es que aquí no hay arbitro que pare la pelea ni de su rincón nadie tendrá el gesto de tirar la toalla, no tiene usted "segundos" su equipo esta muy entretenido disfrutando de sus cuotas de poder... y saben que si usted alcanzó la Secretaría General del PSOE pisando a quien le pareció justo es que ahora pague las consecuencias. Así ante España y ante el Mundo con la luz del cuadrilátero y la TV de testigo. Asistimos a su último acto, la ultima mentira de un pobre actor llamado a representar un papel para el que no tenía condiciones.

Que prosiga el espectáculo hasta que caiga el telón. Yo me quedaré a ver el último acto... y sabe me gustaría se su psicoanalista, se lo juro, pocas veces hay ocasión de ver un fenómeno tan extraño.

Darío
Publicar un comentario