viernes, 29 de agosto de 2014

El viaje de Laura El Lobo.

El viaje de Laura
Echamos a volar la fantasía por los imaginarios laberintos de la mente. Nos entretuvimos en la calma de un paisaje ideal, hasta vislumbrar el lóbrego y melancólico valle que debía dar origen a su aventura.
Yo leía con calma de La Divina Comedia el primer verso:
En medio del camino de nuestra vida
me encontré en un obscuro bosque,
ya que la vía recta estaba perdida.
Abajo a nuestros pies se extendía la negra silueta del hayedo difusa entre girones de niebla.
Laura la percibió con un estremecimiento. Le tome la mano mientras mi izquierda le señalaba el mundo prohibido. El laberinto oscuro que lleva por cualquiera de sus vías al infierno.
Le indiqué con la mirada el camino si camino se podía llamar al pedregoso suelo que serpenteaba entre los troncos.
La voz se apaga y el corazón quisiera desbocarse. Tomé su pulso con mi mano acompañé su respiración y con un golpe ligero en su grupa musité ¡adelante!
Repasa ¿Según el poeta que debes encontrar en el sendero?
  • Tres animales fieros, La pantera El León y La Loba dijo. Pero bien pudieran ser otros de semblante igual o más fiero. O puede que la viscosa áspid se halle sepultada en los helechos.
    - Bien ve es tu mundo son todos tuyos. Es tu guerra.
  • ¿Y tu?
  • No estaré lejos.
    La vi perderse en la niebla, mas propia de la ciénaga, que de las azules crestas. En tanto que le daba mi ultimo consejo.
    Ya has pasado por algo parecido.
    El león no es para un centauro enemigo.
    La noche y el lobo que acecha
    y de cualquier otro furtivo
    has de tomar nota.
¡ADELANTE! no hay enemigos.
Me he ocupado del alma y de la calma, y conociendo el paisaje puesto que soy el que lo pinto. He venido a frescura umbría del pueblo abandonado un lugar de tapiales enmohecidos. De sotos con álamos que agitan con sus hojas un aire entristecido. Soledad serena de un pueblo perdido. Las hojas verde y plata que el viento muestra hora frio metal ora verde vivo serenidad del cielo. Un trote ligero de mis patas. Un paisaje de ensueño... Al borde, a la misma orilla del Leteo, poético rincón en el dantesco juego . El rio donde las almas perdían la memoria pero eso será la etapa de un mañana. Pero el río me lama con voces de Shakespeare y de Keats con ecos de Erasmo y en la voz de vino de Borges el homero, otra vez ciego.
Será que el río me embarga la memoria, pero han pasado, no se varios minutos tal vez cientos y mi atención se ha ido distanciando de Laura. Centlaura.

Al principio me pareció seguir una carrera como quien asustada huye, sera del lobo acaso la pantera. Pero que es eso un grito, un trote y el claro piafar de Laura algo la acosa voy a ver que es ello.
Llego justo en el momento, el lobo lanza furiosas dentelladas, se oye el chasquido seco de los caninos. Está apurada, me acerco y tomo al lobo por la cola que queda en mis manos como un pellejo como lo que es.
Laura descansa, su voz entrecortada de jadeos. La conduzco al pueblo. No necesita invitación para narrar su aventura. Primero fue el león, nada serio solo pretendía desviarme hacer andar en círculos. Fue fácil de esquivar, salir de la pantera fue labor más ardua. Era una amenaza dispuesta a saltar desde cualquier sitio. Pero también burlé su acoso. Ahora a la vista del pueblo tuve el encuentro con el lobo. Creí que una coz sería suficiente, así me lo pareció le di de lleno y cunando me acerque a rematarlo se lanzo otra vez sobre mi con aire fiero.

Sonreí baje de mi hombro la piel de lobo, ahora era el vellocino y fulgía en áureos rizos.
-Bien ya sabes que es o que son tus encuentros.
  • Preferiría que me hicieses un resumen Dario.
  • Vale nada hay de real en este bosque todo son sombras de tu cerebro juegos de la mente.
  • Lo supuse ¿pero y el Lobo? Porque ese ataque. El lobo es junto con el león y la pantera lo que en la vida normal llaman una neurosis una fobia un miedo irracional, que se yo.
  • Pues atacaba con autentica furia.
  • Cierto esa es tu mejor lección por hoy. Son creaciones tuyas viven de tu energía por eso cada vez que golpeabas al lobo revivía. Ahora ya lo ves un vellocino de oro era aquello que causó tu miedo.
  • ¿Entonces las manías los miedos y las conductas raras?
  • Son creaciones de tu cerebro, o aprendes a conocerlas y controlarlas o poco a poco se apoderan de toda tu energía de todos tus actos de tu voluntad.
    Laura quedó pensativa y sonriente.
  • Ya se que hay detrás de los otros, del león y la pantera. Si lo se no los temo los controlo.
  • Mañana verás el Leteo el río donde las almas pierden la memoria y después en los coros del infierno aprenderás porque tu mente pone allí a esos “pecadores” porque los pone tu mente tu razón o sinrazón...
  • Mañana eso mañana y ha sellado mis labios con un beso.
Publicar un comentario