jueves, 19 de mayo de 2011

Cerebro y relajación.

El cerebro humano es probablemente la parte de nuestra anatomía mas desconocida.


Investigar un cerebro vivo, es difícil primero por su ubicación dentro de la caja craneana que lo protege. Por si penetrar el hueso no fuese suficiente, el cerebro tiene tres capas de protección las meninges y está flotando en un liquido cefalorraquídeo. Cualquier daño en estas estructuras de protección puede arruinar su delicado funcionamiento al mismo tiempo que producir daños irreversibles en el.


Por otra parte existe la llamada barrera hematoencefálica que es un sistema que impide, o limita, la llegada por vía sanguínea de sustancias toxicas para su funcionamiento. Además las respuestas cerebrales se realizan por dos medios. Las ordenes eléctricas producidas y conducidas por las neuronas y las ordenes químicas por las cuales el cerebro excita otros órganos mediante la emisión de hormonas en el flujo sanguíneo.


Por todo ello el conocimiento solo se puede adquirir por medios indirectos, las imágenes obtenidas por exploración radiográfica y el electroencefalograma.


Este ultimo nos permite distinguir tres tipos de onda que se asocian con tres estados cerebrales, que sin mayor profundidad de análisis han pasado a la literatura del control mental.


Estas son:


Ondas beta: Frecuencia comprendida entre 13 y 30 hz persona despierta y en plena actividad mental. Los sentidos se hallan volcados hacia el exterior.


Ondas alfa: Tienen una frecuencia de 8 –12 hz y están asociadas con estados de relajación. Se registran momentos antes de dormirse. Sus efectos característicos son: relajación agradable, pensamientos tranquilos y despreocupados, optimismo y un sentimiento de integración de cuerpo y mente.


Ondas theta: Frecuencia de 4-7 hz. se producen durante el sueño en meditación profunda, entrenamiento autógeno, yoga. Se relacionan con el inconsciente. En este estado se produce memoria y aumento de la capacidad de aprendizaje, fantasía, imaginación creatividad.


Ondas delta: con una frecuencia de 1-3 hz surgen en el sueño profundo y muy raras veces se pueden experimentar están vinculadas al sueño profundo el trance y la hipnosis.


El método Silva, con una mas que probable herencia chamánica, pretende alcanzar el dominio autógeno suficiente para actuar sobre nosotros y nuestros problemas diarios.


Estados de alteración perceptiva mas profunda, alcanzados por entrenamiento o con la ayuda de sustancias, habrían sido los empleados por los chamanes y los brujos de las tribus paleolíticas, para conectar con el animal tótem o con los antepasados. Para obtener el consejo y la orientación.


Siguiente post Una poesía de Lope de Vega, replicada desde un estado de conciencia alterado.


Darío

Publicar un comentario