jueves, 23 de mayo de 2013

La experiencia de Manuel II



Manuel permaneció todo el día taciturno. La idea de una infidelidad de Paqui le atormentaba. No era en tanto por el hecho en sí, es decir por las consecuencias que tendría y el calado del mismo. También era y esto le preocupaba más, por saber cual era la respuesta acertada.

Era evidente que tenía que hacer algo ¿pero qué? A ver ¿cogía la escopeta y terminaba con la vida de su mujer y su amante? ¿O quien dice la escopeta un cuchillo de cocina!

¿Tomaba la infidelidad de su mujer como escusa?  Y se marcaba una coyunda en plan alarde con La Clara, que era lo mismo que decir, con la primera "single" disponible.

Analicemos  se decía. Las soluciones pasionales no eran su estilo. Eso lo tenía muy claro, el echar los pies por alto y montar un pollo tampoco. Cepillarse a La Clara, cosa que por otra parte creía fácil y asequible, tampoco parecía un fasto apropiado para semejante ocasión.

Quitando a La Clara y alguna otra single que conocía, llego a la dolorosa conclusión que para una cabalgada de farde tendría que pagar, a sus años las mujeres ya no eran gratis. Bueno en realidad nunca salen gratis, se decía. Como decía Antonio si divido lo que me ha costado mi mujer por los "polvos que le he echao" Podría haber visitado los mejores burdeles de medio mundo.

Triste sino el suyo, tenía de una manera u otra que pagar el servicio y lo peor era que puestos a pagar no daba un céntimo, por lo que su situación le ofrecía. Hay que joderse se decía, tener que pagar por el sexo de una u otra manera, sabiendo que no daría un euro por aquello que tenía más a mano. Envidió a su mujer y de rebote a todas las mujeres, ellas cincuentonas y más aun tenían posibilidades de trabajarse a un chivito retozón como Luis, ellos mientras con su barriguita y alopecia incipiente solo podían cabalgar a golpe de talón o a golpe de visa.

Al final tuvo la gallardía suficiente para ponerse en la piel de su mujer.

¿Qué hubiese sucedido? Si en vez de Luis hubiera sido Luisa, que hubiera hecho él si se hubiese encontrado con la posibilidad de tener un aventura con una mujer veinticinco o treinta años más joven. La duda le ofendía, hubiera sacado fuerza de la farmacia si hubiera hecho falta. Hubiera teñido sus incipientes canas y hasta se hubiera hecho un implante capilar.

Jo anda que en hostelería, no se reían de largo de ese tipo de cliente, los llamaban faustitos señores que soñaban una eterna juventud junto a chicas que podían ser sus hijas.

Al final terminó por reírse, de sí mismo...

Pero bueno su situación no era para tomarla a broma, Paqui necesitaba una llamada al orden y como mínimo un tirón de orejas.

Y de repente se le ocurrió, ¡plás! Idea luminosa. Buscó la carta con el informe de la agencia. ¡Vaya se notaba rozado!  con los dobleces muy marcados y el sobre roto. Pero sabía que hacer descolgó el teléfono y llamó.  

  
Publicar un comentario