jueves, 9 de mayo de 2013

Miquiño mío



Llega con retaso pero llega. Me regalan un libro por el día 23 de Abril. "Miquiño mío, Cartas a Galdós" Donde Emilia o Doña Emilia o LAPARDOBAZAN escribe a Benito Perez Galdós. Tal vez los dos mejores escritores del XIX y el Naturalismo.

Aunque hay veces al principio que en las Novelas de la Pardo suenan a incrustaciones forzadas las referencias a lo natural.

Cuantas veces me he preguntado si detrás de las heroínas de Doña Emilia no latía un poco ella a modo de Alter Ego. Algo que no cabe preguntarse de Galdós.

Me lleva a evocar esos guantes con dedicatoria; que aún se conservan en la que fue su casa. Que sexy que sensual escribir un guante. La funda de la mano que lo mismo escribe que acaricia. Son costumbres viejas... Ya no se lleva el guante ya no significa nada... imagina que quieres pedirle a una mujer un recuerdo que quieres escribirle un poema...

¿Dónde? No me imagino un poema en un tanga, no que horroroso. En que prenda de mujer le escribirías un poema. Difícil muy difícil contestar a esa pregunta.

Y es que digan lo que digan hemos olvidado el galanteo, lo dulce de una relación que crece y se consolida. Hemos perdido el hechizo la magia, ahora todo eso queda reducido a un polvo, trivial y obsceno mas obsceno cuanto más trivial.  Y viceversa.

Bueno lo leeré y os cuento
Publicar un comentario