viernes, 29 de noviembre de 2013

Mefisto

Y Mefisto continuó recordando...

Mira yo no voy a España desde que había por allí un valido de los reyes llamado Godoy.

Pero anduve por esas tierras más de un siglo, era un pueblo que olía a sangre e incienso.

Lo mismo sacan a un pobre hambriento a jugarse la vida delante de un toro al que le hacen todas las perrerías imaginables. Que montan el cirio con procesiones  y alharacas con incienso y autoridad bajo palio.

Trabajan poco y mucho menos los gobernantes, son soberbios henchidos de orgullo y más luteranos que Lutero.

-Estás al caso de la reforma protestante.  ¿Verdad?

-Claro figura en todos los manuales.

-Bueno Los luteranos hablaban primero de la fe -Sola fide- como lo único necesario para alcanzar la... bueno eso.

Pero se contradicen todos, y si no mira sus obras, cuando los españoles llegaban a un territorio nuevo lo primero que se les ocurría era ponerle un nombre de santo o relacionado con la religión. ¿Lo recuerdas?

-Si claro hay multitud de ejemplos. Casi todas las capitales La Asunción San Francisco Los Ángeles... creo que sería una lista interminable.

Eso es luego se hartaban de hacer buenas obras o lo que ellos llamaban buenas obras pero ni eran tan buenas ni tantas. Es decir que manifestaban su fe en que el nuevo territorio era un regalo de Dios al pueblo hispano. En cambio, los protestantes que deberían ser según dicen ellos mismos hombres de fe lo primero que hacen es ponerse a trabajar y solo dan gracias una vez establecidos, cuando obtienen la primera cosecha. Es el Thanksgiving Day el ultimo jueves de noviembre.

Pues esa es la primera lección que debes aprender, el español cuando recibe algo; sea un territorio o un cargo lo primero que hace es dar gracias, después lo toma como una propiedad para explotar para usar. El protestante y casi diría que el catalán hacen lo contrario primero trabajan y cuando consiguen el rendimiento de aquello que tienen dan gracias. Es decir agradecen al jefe la ocasión de haber hecho un esfuerzo.

¡Quieto ya te veo que vas a disentir! Pero eso no quiere decir que sean mejores unos que otros a todos nos es dado tentar, todos pecan, y todos sufren por sus obras que no son rectas.

-Ya, ya nuestro trabajo es favorecer esa codicia, que deseen dominar, tener riqueza negocios empresas cargos, posición social; que por ellos se envilezcan, que se prostituyan, que roben que mientan, que maten.

-Exacto. Veo que sabes bien el programa. Vale por lo menos conoces los rudimentos de la tentación y del pecado, supongo que puedo dar mi recomendación para que te asignen un consulado en la España. Así podréis disfrutar de una experiencia inolvidable, y tal vez te suponga un posterior ascenso.

- ¿Podremos?

-Claro Luzbelita va contigo, o es que pensabas que era todo por tus méritos. Sabes hace años que lo pide, poder ir a fiestas humanas, bailes, partys o como lo llamen. Y ahora desde que tenemos internet en el infierno... anda como loca por ir a un programa de esos de televisión.

Imagina la gente miente con tal salir en una pantallita en muchas casas, han llegado a vender sus divorcios sus miserias. ¿Te imaginas? venden y desean hacer público aquello que debería atormentarles... es horroroso toda la eternidad urdiendo maldades haciendo sufrir al hombre y ahora los hay que disfrutan vendiendo sus miserias...

Esta noche Luzbelita cena en casa, tengo que darle los últimos consejos. No te invito no hace falta que vengas. Es algo entre nosotros. Tu ni necesitas saber ni probablemente lo entenderías...

Y sin más ceremonia, Mefisto salió dejando tras sí un tufo de azufre y cuerno.    
Publicar un comentario