viernes, 21 de mayo de 2010

Es hora que Jesús vaya buscando trajes de presidiario

La evolución de la deuda del “Principat”.

Discutía ayer con un señor bolsero, las excelencias de los diferentes regímenes económicos; que los Españoles no hemos dado. Hay que hacer resaltar que es así. En una democracia quien gobierna lo hace por mandato del pueblo que lo vota.

Pues bien, se me ocurrió a mí decir; que el primer descalabro de la Deuda de la Generalitat de Catalunya, provenía de tiempos del Honorable Pujol. Cuando este caballero poco informado me rebatió, de manera frontal, ¡Con un no es así! Mi comentario, como es habitual sin la menor prueba y en el límite de la grosería. Le pedí pruebas que evidentemente no aportó y quedé en demostrar mi afirmación en el día de hoy.

Cuando afirmo algo, creo tener razones para ello. Además, se da la circunstancia, de haber usado laguna vez que el mercado secundario de deuda. En que llegué a mi casa busqué en la hemeroteca. Mi memoria es fiel, allí estaba el dato en la hemeroteca de LA Vanguardia. http://hemeroteca.lavanguardia.es/

Y

http://hemeroteca.lavanguardia.es/search.html?q=Deuda+Generalitat+%26+Moody%C2%B4s&bd=01&bm=02&by=1994&ed=21&em=07&ey=2004&keywords=Moody%C2%B4s&__checkbox_home=true&edition=&exclude=&x=54&y=17&excludeAds=true&sortBy=&order=&page=5

Se encuentran las referencias a lo que yo afirmaba. Desde aquellos avisos al día de hoy el deterioro ha sido continuado. Hay incluso un sordomudo elocuente. Puede que algún día escriba de él, pero ya podéis suponer de que se trata alguien que en la última década de siglo XX clamaba por la quiebra de La Generalitat y que después se ha quedado dando pases a la crisis con aire taurino y mirando al tendido; que al tendido, mirando al palco de la presidencia que es de donde “vienen los cuartos”.

Pues bien mi reflexión es esta. Si el equipo gestor de una gran corporación, hubiese dejado la solvencia de la empresa en los limites en que nuestros políticos están dejando el país. Si además se hubiera hecho haciendo a incurrir a la empresa en gastos y fastos personales. La junta, los acreedores, habrían amenazado con la denuncia por incurrir en la administración desleal (art. 295 Código penal).

¿Por qué? A los políticos no se les aplica. ¿Por qué? A los políticos pasados a las Cajas de Ahorro tampoco.

Es la hora de la conciencia. Es la hora de la denuncia es la hora;  que Jesús, vaya buscando trajes de presidiario -eso sí diseñados por Armani-. Para esos chicos que nos muestra en sus jaulas.

Darío
Publicar un comentario